El Comercio

El Club de Calidad premia la «búsqueda de mejora continua» del Grupo Lacera

Carlos Resch y Francisco Vaciero entregan el premio a Marcos Luis Suárez.
Carlos Resch y Francisco Vaciero entregan el premio a Marcos Luis Suárez. / JOAQUÍN PAÑEDA
  • Su iniciativa 'Mesas de trabajo' está basada «en un sistema horizontal que fomenta el talento dentro de la empresa», explica el director general de la compañía

El Club Asturiano de Calidad entregó ayer el Premio Carlos Canales a las Buenas Prácticas de Gestión al Grupo Lacera. En su VIII edición, el galardón recayó sobre esta compañía por su iniciativa 'Mesas de trabajo' que, según explicó el director general, Marcos Luis Suárez, está basado en «un sistema horizontal que fomenta el talento dentro de la empresa», lo que le «permite crecer sin perder su esencia».

Suárez agradeció el reconocimiento a su «manera de hacer las cosas» y se comprometió a «seguir trabajando, innovando y emprendiendo nuevos proyectos que nos permitan ir por delante». Una actitud muy en la línea de lo que el club ha querido potenciar con un premio que «ha valorado la búsqueda de mejora continua de la organización», con acciones «de carácter transversal».

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Calidad en Gijón, el club quiso entregar sus diplomas a los nuevos socios (un total de 23 empresas) y a los que ya han cumplido 15 años como miembros.

Además, empresarios y directivos asistieron a la conferencia 'Navegando en la Tormenta Perfecta' de Isaac Hernández, director de Google for Work España y Portugal. La tormenta perfecta a la que se refería no era otra que la transformación digital del mundo, «algo más drástico y dramático que muchas de las revoluciones ocurridas hasta el momento».

El actual escenario, defendió, es completamente distinto al de hace cinco años. «Ahora, vuestros clientes son digitales, seáis el tipo de empresa que seáis», dijo, dirigiéndose a los empresarios que le escuchaban. «Y vuestros empleados», completó, «también son más digitales». Esto último «es una oportunidad para todas las empresas: tratar de aprovechar al máximo el talento digital».

Hoy, cuando cualquier smartphone es más potente que los grandes ordenadores de hace pocos años, ocurre algo «que nunca había pasado hasta el momento: muchas veces, tenemos mejor tecnología en casa que en el trabajo». Las compañías como Amazon, Linkedin o Whatsapp han creado nuevos modelos de negocio que han puesto patas arriba sus sectores. Y los empresarios asturianos, instó Hernández, «deben obsesionarse con que vuestros servicios, vuestras web, funcionen perfectamente en el móvil. Cuando pensáis en un plan de negocio a 5 años tenéis que saber que para entonces algo puede ser 32 veces más fácil, 32 veces más rápido o 32 veces más barato que hoy».

Dicho esto, compartió la llamada «fórmula de la innovación» de Google, que consiste en «apostar fuertemente por la tecnología y por las personas. Y, si hay que elegir, nos quedamos con las personas». Porque son éstas y no las compañías las que tienen las ideas creativas que después se traducen en los grandes proyectos de innovación. «Las personas son el único secreto para conseguir innovación en vuestra compañía», aseveró. Y una última apreciación: «No creemos en la innovación perfecta. La innovación requiere de una cultura que admita el fracaso». Eso sí, «hay que fallar, a ser posible, rápido y barato».