El Comercio

La CEOE propone imitar a Alemania y pagar con impuestos el desajuste de las jubilaciones

  • «2017 no será tan buen año como 2016», responde García Viña a la propuesta sindical de subir los salarios un 3%

«Las pensiones han de ser sostenibles desde el punto de vista financiero y suficientes para quienes las reciben. Y ahora, tenemos un problema con ambas cuestiones». Lo advertía ayer Jordi García Viña, director de Relaciones Laborales de CEOE, poco antes de intervenir en un acto organizado en Oviedo por la Federación Asturiana de Empresarios (Fade). Como solución, García Viña apuntó hacia Alemania. «Las pensiones de jubilación han de seguir siendo esencialmente contributivas, lo que no es óbice para que en el caso de desajustes puedan pagarse con parte de los impuestos, como hace Alemania. No nos equivocaríamos si hacemos lo mismo», sugirió.

García Viña se refirió también a la propuesta de los sindicatos para subir los salarios un 3% en 2017. «Es un frente abierto, que se negociará», dijo, pero ya lanzó una advertencia: «La realidad es que los salarios acordados en los convenios colectivos están subiendo una media del 1,02%, lo que no tiene nada que ver con las peticiones sindicales». Además, apostilló, «venimos de un periodo de incertidumbre, estamos saliendo de la crisis, pero no podemos lanzar las campanas al vuelo. 2017 no será tan buen año como 2016».

Respecto al mercado laboral, abogó por continuar con las reformas, sin derogar la actual, con «la prioridad de crear empleo», porque «nos quedan casi cuatro millones y medio de españoles sin empleo».

Ya en el acto organizado por Fade, el directivo de la CEOE comenzó analizando la actual situación política. «Estamos a principios de una legislatura que va a ser difícil». Y razonaba su pesimismo: «en primer lugar, porque el nivel técnico de nuestros interlocutores políticos ha descendido» y, además, porque «existe cierta dinámica de todos contra las empresas». Ponía como ejemplo que, para reducir el déficit público, al Gobierno «no se le ocurre otra cosa que subir impuestos».

García Viña repasó la historia de la negociación colectiva y dio pistas de hacia dónde cree la CEOE que deben dirigirse los pasos. «Menos ley y más convenio colectivo. Esa es la base de las relaciones laborales del futuro», afirmó. En esa línea, también defendió los salarios de convenio frente al Salario Mínimo Interprofesional, que «no sabemos cuántas personas lo perciben en España».