El Comercio

Ulacia: «No tenemos industrias de alta tecnología, queda mucho por delante»

Por la izquierda y junto al moderador del acto, Eva Pando, Xabiel García, Íñigo Felgueroso, Pablo Priesca y Guillermo Ulacia.
Por la izquierda y junto al moderador del acto, Eva Pando, Xabiel García, Íñigo Felgueroso, Pablo Priesca y Guillermo Ulacia. / ÁLEX PIÑA
  • El Principado pondrá en marcha una mesa para marcar la agenda de la Industria 4.0, una web informativa y un programa para fomentar la innovación abierta

La revolución tecnológica sigue siendo el centro de todos los debates sobre el futuro de la industria asturiana. Ayer, en los XXV Encuentros Empresariales de Asturias, el director de Prodintec, Íñigo Felgueroso, equiparó esta con los 'safety car' de la Fórmula 1, que eliminan viejas ventajas y colocan a todos los competidores, prácticamente, en el punto de partida. «Asturias está al mismo nivel o por encima que las demas regiones del mundo. Ahora hay que ver qué teclas tocar, porque los recursos son limitados y debemos enfocarnos en nuestras fortalezas», defendió. En la mesa redonda 'Infraestructuras de apoyo a la industria 4.0' no todos estuvieron de acuerdo. Puede que la revolución industrial sirva para acortar distancias entre unos y otros pero, en opinión de Guillermo Ulacia, no los equipara. El máximo responsable de 'MetaIndustry4' y presidente de Femetal advirtió de que las compañías del sector en Asturias cuentan con tecnologías «medias o bajas. No tenemos industrias de alta tecnología». Por lo que «no todos estamos en el mismo punto de partida. Vamos a tener que correr mucho y no solo a la hora de comprar nueva tecnología. Queda mucho esfuerzo por delante».

Una idea que completó después la directora del Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (IDEPA), Eva Pando. «Aunque estemos alejados de ese 4.0, el diagnóstico es que debemos llegar a él», explicó. Para ello, apuesta por que los habilitadores tecnológicos sean asturianos. «No se trata solo de comprar una máquina en Alemania e instalarla aquí, tenemos que crear nuevos habilitadores y nuevos productos, desarrollarlos en Asturias», ahondó.

Pando, no obstante, aclaró que el IDEPA no puede únicamente dar a conocer la tecnología. Y el único modo de pasar de la divulgación al convencimiento de los empresarios es que exista una relación directa entre la introducción de la tecnología y el aumento de las ganancias. «Debemos basar más nuestro programa en el negocio que en las tecnologías», reconoció.

En esta línea, el director de la Fundación CTIC, Pablo Priesca, evidenció que «la eficiencia operativa está ligada al ahorro de costes, hay que ver estas políticas de una forma integral y jugar con ellas como piezas del mismo tablero».

Nuevas incorporaciones

A nadie se le escapó que, aunque las nuevas hornadas de profesionales ya han crecido en un mundo digital, en los puestos directivos de las compañías aún reinan las generaciones anteriores. Por esa razón, Priesca recomendó «incorporar a los nativos digitales antes a los procesos de toma de decisiones en las empresas».

Por otra parte, todos reflexionaron sobre el bajo precio de la tecnología, que ha favorecido un mundo en el que la colaboración entre grandes multinacionales y pequeñas empresas tecnológicas es ya una realidad.

Hubo, también, las obligadas referencias a ciberseguridad. El delegado de Coordinación y Estrategia Universitaria de la Universidad de Oviedo, Xabiel García, la señaló como «la gran descuidada de la industria» y como «el gran peligro» de la revolución tecnológica. La ciberseguridad, amplió, «debería ser una gran preocupación» para las empresas.

Por otra parte, al inicio de la jornada, el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Francisco Blanco, se refirió a la Estrategia Regional de Especialización Inteligente (RIS3) y a otras nuevas iniciativas que el Principado, con esa base, pondrá en marcha. Así, anunció la constitución de una mesa de coordinación, en la que se marcará la agenda regional de la Industria 4.0, se establecerán prioridades y se coordinarán actuaciones. También se creará una página web «concebida como una plataforma colaborativa que, a modo de paraguas, permitirá dar a conocer las acciones y recursos que existen en la región» en relación con este asunto. Además, se pondrá en marcha el programa Innovación abierta 4.0, un proyecto público-privado para que empresas tractoras de varios sectores (ThyssenKrupp, ArcelorMittal, EdP, Grupo ALSA, Aciturri y Química del Nalón) planteen retos en este ámbito a emprendedores, investigadores, tecnólogos y compañías de base tecnológica, que serán las encargadas de ofrecer soluciones. Las propuestas seleccionadas contarán con el apoyo de dichas empresas y del IDEPA.