El Comercio

Arcelor invertirá cinco millones para reducir la emisión de gases en Gijón

Instalaciones de ArcelorMittal en Gijón, donde se instalará un nuevo sistema de electrofiltros para reducir las emisiones.
Instalaciones de ArcelorMittal en Gijón, donde se instalará un nuevo sistema de electrofiltros para reducir las emisiones. / PALOMA UCHA
  • Antes de que finalice el año instalará un «pionero» sistema de electrofiltros para «adelantarse a las futuras exigencias medioambientales»

ArcelorMittal invertirá más de cinco millones de euros en su acería de Gijón, con el objetivo de minimizar el impacto medioambiental de los gases que vierte a la atmósfera. Para ello y antes de que finalice el año, instalará un nuevo sistema de electrofiltros, pionero en las plantas de la multinacional, que según sus planes le permitirá «adelantarse a las futuras exigencias medioambientales en materia de partículas emitidas».

Arcelor quiere, de este modo, ir más allá de la normativa comunitaria que obliga a la industria europea a reducir sus niveles de emisiones, implementando un sistema cuya instalación no supondrá grandes obras. De hecho, desde este mismo momento, la factoría gijonesa irá aprovechando las paradas programadas de la acería para poder poner en marcha los electrofiltros a finales de año.

La dirección de ArcelorMittal explica que, en virtud de la última modificación de la normativa europea aplicable a la emisión de gases a la atmósfera, el valor límite puntual establecido se reducirá de manera considerable, de 120 mg/Nm3 a 50 mg/Nm3. La inversión aprobada para la acería gijonesa permitirá reducir sus niveles de emisión a aproximadamente 20 mg/Nm3, por lo que el nuevo sistema contribuirá «no solo a cumplir con la exigente nueva normativa, sino que permitirá adelantarse a las que previsiblemente se impondrán en los próximos años, más restrictivas aún».

La tecnología que se utilizará en la instalación combinará el actual procedimiento 'Wet scrubber' -de aspiración, lavado y depuración de los gases generados en el proceso de afino del acero en los convertidores de la planta- con un nuevo sistema de electrofiltros que emitirán un gas aún más depurado a la atmósfera.

Con esta actuación, apuntan desde la compañía, «se refuerza el compromiso de ArcelorMittal Asturias de desarrollar sus actividades bajo los más exigentes estándares de protección ambiental, dando igualmente respuesta a largo plazo a los requerimientos ambientales de la legislación europea».

La decisión de ArcelorMittal de acometer esta inversión en este momento tiene varias lecturas. Por una parte, muchos se alegran de que la dirección siga apostando por las plantas asturianas, aún cuando ha mostrado su profundo interés por hacerse con Ilva, el primer grupo siderúrgico de Italia. Por otra, a nadie se le escapa que muchos de los proyectos puestos en marcha por el gigante del acero van a encaminados a reducir emisiones o a captarlas y transformarlas para su posterior aprovechamiento.

En este sentido, Arcelor continúa tramitando el proyecto, aún en estado embrionario, para construir una planta de cogeneración eléctrica, para aprovechar el excedente de gases residuales de las nuevas baterías de cok de Gijón. Hace más de un año que el proyecto, que supondría una inversión de unos 200 millones, cuenta con el informe de compatibilidad urbanística emitido por el Ayuntamiento de Gijón.

LDIII:

Hornos altos:

Carril:

Chapa gruesa:

Baterías de cok:

Nuevo sistema de electrofiltros:

Planta de cogeneración:

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate