El Comercio

Asturias defenderá un modelo fiscal con más autonomía, armonía y solidaridad

  • Así lo ha asegurado hoy el catedrático de Hacienda Pública Carlos Monasterio, que representa al Principado en el grupo de expertos que se encargará de analizar el modelo de financiación autonómica para su posterior reforma

Asturias defenderá un modelo de financiación autonómica que refuerce la autonomía fiscal pero que incluya también la armonización de algunos impuestos, como el de sucesiones, una red de solidaridad interterritorial y criterios que refuercen la lealtad institucional y la equidad.

Así lo ha asegurado hoy el catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Oviedo Carlos Monasterio, que representa a Asturias en el grupo de expertos que se encargará de analizar el modelo de financiación autonómica para su posterior reforma.

Monasterio se ha reunido hoy con la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, y con los portavoces de todos los grupos con representación en la Junta General del Principado que forman parte de la mesa de estudio y valoración de la financiación autonómica, que para principios de agosto tiene que tener lista una propuesta.

A su término, Monasterio ha afirmado que no es serio plantear que la gente se va de Asturias por la presión del impuesto de sucesiones ya que, aunque pueda haber algunos grandes contribuyentes que sí lo hagan, no deja de ser algo anecdótico. "Es una anécdota y un camelo plantear que Asturias se despueble por el impuesto de sucesiones", ha afirmado.

Monasterio, considerado uno de los mayores especialistas españoles en haciendas autonómicas y locales, presupuestos y reformas fiscales, ha recordado que en Estados Unidos este impuesto tiene carácter federal por su carácter redistributivo porque es muy visible y porque no puede generar grandes diferencias entre unos estados y otros.

Tras advertir de que aún hay que dar bastantes vueltas al informe que va a elaborar, ha adelantado que Asturias defenderá un sistema de financiación que parta del principio de que España es un país descentralizado en el que hay que ceder tributos que deben completarse con una red de solidaridad y unos principios de lealtad institucional reforzados junto a una mayor armonización fiscal.

Según este experto, a la hora de abordar la descentralización tributaria parece necesario reforzar, y no disminuir, la autonomía fiscal así como encauzarla con una serie de límites, por ejemplo, en el impuesto de sucesiones.

Monasterio se ha mostrado convencido de que Asturias tiene actualmente un nivel de financiación "bastante razonable", pero que también tiene un alto nivel de cumplimiento fiscal y un comportamiento ejemplar en la contención del déficit y la deuda. Asimismo, ha afirmado que es normal que reciba fondos en función de su población envejecida y dispersa.

Carcedo, por su parte, ha insistido en que el nuevo sistema debe cubrir los servicios públicos con una determinada calidad en todo el territorio y que a la hora de calcular su coste deben tenerse en cuenta aspectos como el envejecimiento y dispersión de la población, no sólo los habitantes.

El portavoz socialista Fernando Lastra, ha asegurado que la elección de Monasterio ha sido un acierto "por su criterio, solvencia, experiencia y autoridad", al igual que la fórmula elegida para abordar la revisión del sistema con esta comisión que trata de diseñar un nuevo sistema que garantice la suficiencia financiera. "No estamos temerosos de las novedades que puedan aparecer o de criterios que puedan ser motivos de recelo o desconfianza. estamos comprometidos en la necesidad de mejorar el sistema", ha subrayado.

La diputada popular Emma Ramos ha criticado que no se hubiese consensuado el nombre de Monasterio, aunque no ha cuestionado su capacidad, antes de incidir en que es difícil posicionarse ante una reunión de carácter técnico como la de hoy en la que no se ha concretado nada, ni aportado datos sobre cómo podrían calcularse los costes en un sistema en el que el PP quiere que se mejore la solidaridad, lealtad o la corresponsabilidad fiscal.

El portavoz de Podemos, Emilio León, ha señalado que se abre ahora una buena oportunidad para revisar el sistema introduciendo indicadores económicos avanzados y no de los años ochenta, como pueden ser la huella ecológica o el índice de desarrollo humano para conseguir un sistema que tenga una mayor armonización fiscal y garantice un suelo de ingresos.

Para su homólogo de IU, Gaspar Llamazares, Asturias está en buenas manos con Monasterio en la fase de diagnóstico del sistema de financiación de las comunidades y ha apreciado "buenos mimbres" para conseguir una revisión "solidaria y federal" del sistema de financiación aunque ha advertido de que aún queda pendiente la fase de tratamiento e incluso, de cirugía, si fuera necesario.

La presidenta de Foro, Cristina Coto, ha sido más crítica y ha asegurado que de esta reunión ha salido como entró porque siguen si saber cuáles son las necesidades esenciales de Asturias y el coste que tendrán, así como la posición política del Principado ante un asunto en el que Asturias se juega el grueso de sus ingresos.

Desde Ciudadanos, su portavoz, Nicanor García, ha defendido una mayor armonización fiscal, un catálogo de servicios esenciales comunes a todo el país, una mayor corresponsabilidad fiscal y un sistema que vigile y evalúe un reparto de la financiación lo más armónico posible y qué obras públicas son adecuadas acometer.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate