El Comercio

La Fiscalía pide seis años de cárcel para tres acusados por el fraude de los coches

  • Eleva la petición de penas para cinco de los nueve acusados iniciales por esta presunta trama empresarial tras escuchar sus declaraciones

La Fiscalía del Principado de Asturias ha elevado a seis años de cárcel y multiplicado por cuatro la multa inicial solicitada para tres de los acusados por el presunto fraude fiscal en la importación de coches procedentes de Alemania, por el que se habría estafado a la Agencia Tributaria 385.281 euros entre 2005 y 2007. El ministerio público ha modificado sustancialmente su escrito de acusación tras escuchar las declaraciones de los nueve acusados el pasado miércoles y de los testigos, ayer viernes, y ha elevado la pena para cinco de ellos, reducido la de tres y retirado la acusación que pesaba sobre el noveno. El fiscal Enrique Valdés-Solís solicita ahora seis años de prisión para Fernando Rodríguez Lavín, uno de los administradores de la empresa Importaciones Clemente, considerada en el informe de Hacienda que sostiene la investigación como la principal beneficiaria de la presunta trama empresarial para la adquisición de coches a través de sociedades 'pantalla' y otras ficticias o 'truchas' con las que se defraudaba parte del IVA.

Pide también seis años de cárcel para Thomas Hoffmann (para el que inicialmente había solicitado dos años y medio), como máximo responsable de Hofcasmar, la compañía consideraba 'pantalla' y que funcionaba como intermediaria en el proceso, utilizando para la adquisición de los vehículos que luego vendía a Importaciones Clemente a las llamadas sociedades 'trucha' -Importaciones Flores, Isafer García, More Aller y Álvarz Import-.

También ha elevado su petición de pena hasta los seis años para una de las personas que figuraron como administrador de la sociedad Hofcasmar, Víctor Manuel González Villazón, y que en el juicio reconoció que lo hacía para «hacer un favor» al propietario real de la firma y a cambio de «conseguir un buen precio» en la compra de un coche. Pero que a la vez, según la declaración de otro de los acusados, interfirió para que terceras personas figuraran como administradores en las llamadas sociedades 'truchas', que careciendo de actividad profesional y de patrimonio, se ocupaban de ejecutar la compra en Alemania para después defraudar el IVA.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate