El Comercio

La empresa familiar plantea mejoras educativas y fiscales para ganar tamaño

La nueva junta directiva de la Asociación Empresa Familiar de Asturias, tras la asamblea celebrada ayer en Oviedo.
La nueva junta directiva de la Asociación Empresa Familiar de Asturias, tras la asamblea celebrada ayer en Oviedo. / MARIO ROJAS
  • El nuevo presidente de Aefas, Pedro Ortea, cree «insuficiente» la rebaja del impuesto de Sucesiones, pero reconoce que está «en el buen camino»

Es una cuestión de tamaño. Y de acometer reformas para solucionar el problema que frena la competitividad de las empresas, asturianas y españolas, sean o no familiares. Pero ayer fueron estas últimas las que volvieron a poner sobre la mesa la necesidad de adoptar medidas para ganar tamaño. Lo hicieron tras la celebración de la asamblea general de la Asociación Asturiana de Empresa Familiar (Aefas), en la que se nombró nueva junta directiva y presidente, cargo que recae en Pedro Ortea, director financiero de Ascensores Tresa, y durante el encuentro posterior en el que participaron, entre otros, el director general del Instituto de la Empresa Familiar, Juan Corona.

Mejorar el sistema educativo, con un pacto de Estado que esté al margen de citas electorales, dignificar la formación dual; simplificar los trámites administrativos -en España existen 18.859 unidades administrativas, una por cada 2.500 habitantes- y reducir la carga fiscal son algunas de las propuestas que plantean las empresas familiares y que se recogerán en el estudio 'La dimensión empresarial como factor de competitividad', elaborado por el Instituto de la Empresa Familiar. Corona se encargó de resumir el contenido de este documento que hoy es «un posicionamiento» que se irá completando en los próximos seis años.

Según este informe, el número de empleados por empresa familiar en España es de 4,5, una ratio inferior a la media de la Unión Europea, que se sitúa en el 5,8, y muy por debajo de Alemania, con 11,1. Con estos datos, el diágnóstico concluye que la productividad de las empresas españolas es 10 puntos porcentuales más baja que la de Alemania, Francia o Reino Unido; que la facturación en ventas al exterior es también un 10% menor que las compañías europeas y que la mitad de las españolas desaparece a los tres años de vida. Todos estos indicadores tienen su efecto directo en el empleo. «Un empresario de verdad tiene que tener la voluntad de crecer, porque eso es bueno para todo el mundo: para la familia, los trabajadores, la propia empresa», aseveró Corona.

«Mal endémico»

Para el nuevo presidente de Aefas, la falta de tamaño de las empresas familiares es, sin duda, el «mal endémico» de las asturianas. También llamó la atención sobre «la falta de relevo generacional». Pero donde más énfasis puso fue en la necesidad de suprimir el «injusto» impuesto de sucesiones. Valoró, no obstante, la rebaja lograda gracias al pacto entre PSOE y PP, y dijo que dicha reforma «va por el buen camino» pero es «insuficiente». Pedro Ortea recordó que Aefas está integrada por casi sesenta empresas de todos los sectores productivos, que aportan el 12% del PIB de la región, y emplean a más de 20.000 personas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate