«De nuestro acierto depende el futuro del campo asturiano»

José Armando Tellado, en las instalaciones de Granda. / LORENZANA
José Armando Tellado, en las instalaciones de Granda. / LORENZANA
José Armando Tellado - Director general de CAPSA

«Es imprescindible crecer para crear valor y que redunde en accionistas, en los trabajadores y en la sociedad»

AIDA COLLADO GRANDA.

José Armando Tellado (Lugo, 1970) es incapaz de ocultar el orgullo que le acarrean los buenos resultados obtenidos por la Corporación Alimentaria Peñasanta S. A. (CAPSA). 2017 ha sido el segundo mejor ejercicio de su historia. Todo un logro que permanece a la sombra de otro hito: el cincuenta aniversario de Central Lechera Asturiana, principal accionista y alma mater de la compañía que dirige.

-¿Ha vuelto la planta de Granda a la normalidad tras el conflicto laboral generado durante la negociación del nuevo convenio?

-Ya estamos completamente volcados en el negocio y en un año, 2018, que nos parece muy emocionante.

-La empresa acaba de cerrar el ejercicio con buenos resultados, aunque usted insiste en que podrían haber sido mejores.

-Me hice cargo de la gestión de la compañía en 2013. Los dos primeros años consistieron en recuperar la normalidad. Veníamos de una crisis a nivel nacional y sectorial larga, dura y profunda, y teníamos que volver a prepararnos para crecer. En 2013 y 2014 trabajamos en redefinir posicionamientos y construir el plan estratégico 2015-2020, que nos está permitiendo crecer de forma significativa en todos nuestros mercados. El plan tiene cinco ejes, pero sobre todo está orientado a diversificarnos para crecer en negocios, canales y geografías, de forma rentable y sostenible.

-Y tiene buenas previsiones.

-El objetivo es que 2019 sea el mejor año de la historia de CAPSA. Seguiremos avanzando por el camino escogido, muy explicitado en nuestro compromiso con una alimentación natural y el uso de ingredientes 100% naturales, descartando aditivos y conservantes. 2017 no fue solo un año bueno en lo comercial y lo económico. Hemos sido elegidos como la marca con mejor reputación de España y la más auténtica. Hemos estado en el top 5 de marcas de alimentación y bebidas de mayor crecimiento. Hemos crecido en penetración en hogares y obtenido el reconocimiento al mejor sabor. Ha sido un año completo. Nuestro objetivo es dar futuro al ganadero asturiano. Es imprescindible crecer para crear valor que pueda redundar en el campo, en los accionistas, en los trabajadores y en la sociedad.

-Uno de los puntos que quieren reforzar en 2018 es la internacionalización. ¿Cómo?

-Como consecuencia de las cuotas lácteas vigentes hasta 2015 no teníamos materia prima para crecer fuera. Fruto de la crisis, empezamos a mirar al exterior y a prepararnos. Hay barreras (arancelarias, documentales, organolépticas...), que debíamos conocer para preparar nuestra propuesta. A día de hoy, estamos presentes en más de 40 países. Entre productos de consumo e ingredientes y producto industrial exportamos en torno a los 100 millones de kilolitros, respecto a una recogida de 900 millones de litros de leche. Ahora estamos definiendo mejor nuestro modelo de negocio. Exportamos siempre con marca, con la intención de llegar y permanecer. Queremos desarrollar un surtido propio de productos adaptados a las necesidades del consumidor. En algunos sitios tenemos ya operación comercial y seguiremos empujando para poder tener operación industrial. Estamos en la fase de selección de países y ajuste del modelo.

-¿Alguna pista sobre la nueva línea de negocio de CAPSA que ya está de incógnito en los supermercados?

-Solo puedo adelantar que hemos creado una marca para una determinada categoría y que estamos trabajando en cosas en las que nunca hemos tenido ningún tipo de participación o presencia antes. En algunos casos iremos solos y, en otros, iremos de la mano de especialistas, porque hablamos de negocios que quedan muy lejos de la actividad de CAPSA.

-Hace años lanzaron la idea de posibles futuras colaboraciones con Ilas Reny Picot. ¿Se está perfilando algún proyecto?

-Siempre estaremos abiertos a cualquier colaboración que genere valor para las compañías, el campo asturiano, la sociedad y el sector. Siempre ha habido un muy buen entendimiento con Ilas. Nuestra relación personal y profesional con Francisco Rodríguez es excelente y cuando surja la oportunidad trataremos de aprovecharla. Paco, al que admiro, es un empresario brillantísimo con una visión única, que el sector lácteo español debe reconocer.

-En el momento en el que las leches enriquecidas copaban el mercado, cambiaron de tercio y se lanzaron a una apuesta por lo natural. Resultó ser un éxito, cuando venían de una situación de pérdidas. ¿Mantendrán esta estrategia?

-La crisis fue más larga y profunda de lo que nadie esperaba. En 2012 veníamos de una situación compleja porque la dirección anterior había apostado por los productos funcionales, en un momento en el que la incertidumbre presidía cualquier tipo de decisión de consumo. A la vista de las circunstancias y analizando nuestra relación con los consumidores, entendimos que teníamos que volver a nuestro origen, a nuestro espíritu fundacional. Si somos algo es campo asturiano. Nos reenfocamos y redefinimos toda nuestra estrategia. Comprometimos la renuncia a todo lo que no era natural. Buscaremos siempre la funcionalidad, pero desde lo natural.

-Trabajan con Alpro para las leches vegetales. ¿También son una moda o han venido para quedarse?

-Esa respuesta la darán los consumidores. El consumidor, por supuesto, incorpora modas en su comportamiento, pero al final tiende a reconocer el valor nutricional, a separarlo del placer y de otros motivos de compra. Un consumidor cada vez más informado va a optar por una alimentación sana, de calidad, de proximidad. Ese es nuestro mundo y ahí estaremos.

-Habla de adaptar los productos al público local. En Galicia venden un yogur de licor café, ¿se verá algo parecido en Asturias?

-Pues sí, pero no puedo decir en qué momento. Creemos firmemente en la personalización. En Galicia, ha sido un éxito el lanzamiento de lo que hemos llamado yogures de sobremesa. Seguiremos por ese camino en 2018 y lo incorporaremos a nuestros planes para Central Lechera Asturiana. -La marca blanca ha pasado de suponer el 15 a menos del 10% de la facturación de CAPSA. ¿Continúan convencidos de que han de apostar por su propia firma?

-Convencidos y comprometidos. CAPSA y Celta constituyeron en 2015 Iberleche, a la que el año pasado se incorporó como socio Clun, para la comercialización de marca blanca. Nosotros ya no gestionamos marca blanca y su producción se va reduciendo año a año. El objetivo es ocupar toda nuestra capacidad industrial con nuestras marcas. En volumen, la marca de distribuidor se ha reducido al 8% y en valor supone aún menos, en torno al 5%. Hemos crecido mucho en nuestra marca propia: 90 millones de litros (el equivalente a la cuarta marca del mercado español de leche) en tres años. También hemos crecido en leche, nata, mantequilla, quesos, yogures... Nos ha ido bien, pero tenemos la obligación de mejorar.

«Instrumento de la Central»

-En el pasado se plantearon diferentes fusiones. ¿Qué opinan hoy? ¿Es mejor avanzar solos?

-Depende. Nuestro objetivo es ser el líder lácteo generalista. Estamos presentes en todas las categorías y así debe ser. CAPSA es un instrumento de la Central Lechera, con el objetivo de crear valor compartido, garantizar el futuro del ganadero, de la cooperativa, de las explotaciones. Y para ello deberemos tomar las decisiones adecuadas en cada momento. A día de hoy podemos crecer solos de forma significativa, lo que no descarta nuevas alianzas. Este año presentaremos alguna, para entrar en mercados específicos. A lo que no vamos a renunciar es a la mayoría accionarial de Clas y a nuestros valores. Lo demás es todo negociable.

-Su vínculo con la cooperativa les hace estar siempre inmersos en el debate sobre el precio de la leche.

-Quisiera destacar la labor de nuestro presidente. Bertino (Velasco) es un hombre muy dialogante y está haciendo un trabajo fantástico en Clas y en CAPSA. Cuando me incorporé a la empresa, en un momento difícil, supo trasladarme su confianza y apoyo. En los momentos de convulsión de los últimos años, ha sido el hombre que CAPSA y Clas necesitaban para crecer. Dentro de la cooperativa, el porcentaje de apoyo al presidente es cada vez mayor. Los socios están viendo que es una presidencia inclusiva, que trabaja para todos y mira por el bien común. Bajo la tutela de Clas, en CAPSA intentamos ofrecer al ganadero la mejor retribución posible compatible con el mercado.

-Y así cumplen 50 años.

-Hemos cumplido 50 años y queremos cumplir otros 50 en mejor estado de forma. Cuando empecé, el presidente me dijo que debíamos dejar la empresa mejor de lo que la habíamos encontrado y que debía tener siempre presente que en las manos de los trabajadores de CAPSA reside el futuro de más de 1.200 ganaderos asturianos. Esta responsabilidad nos acompaña. De nuestro compromiso, de nuestro acierto, depende el futuro del campo asturiano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos