Los ahorros a plazos de los asturianos caen a mínimos de hace una década

Estos depósitos suman 7.205 millones en el Principado frente a los más de 13.519 que se alcanzaron en 2013

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

A día de hoy y mientras el Banco Central Europeo no mueva ficha, la baja rentabilidad que ofrecen los depósitos bancarios a plazo hace que mantener los ahorros en este tipo de productos sea casi un acto de fe. Empresas y particulares asturianos llevan desde hace ya tiempo retirando capital de unas cuentas en las que en diciembre de 2013 llegaron a tener guardados más de 13.519 millones de euros y ahora suman poco más de 7.200 millones, el nivel de ahorro más pequeño de la última década. Los datos que cada trimestre publica el Banco de España certifican ese éxodo. Hay que retroceder hasta marzo de 2006 para encontrar una cifra similar a la del pasado mes de septiembre. En concreto, hace doce años esta modalidad de ahorro alcanzaba los 7.149 millones de euros.

La evolución se explica, según expertos financieros, por el hecho de que la remuneración de estas cuentas fue cayendo a medida que descendió el euríbor, el principal indicador para el mercado bancario y que lleva ya meses en negativo. Una época de tipos de interés bajos e incluso negativos capitaneada por el Banco Central Europeo con la que se ha buscado estimular la economía de los países de la Eurozona y que ha determinado la caída a plomo de las rentabilidades en niveles hoy casi ridículos. El interés medio de los depósitos a un año ha descendido desde los 0,15 puntos que se pagaban en septiembre de 2016 a los 0,09 de 2017, mientras que la rentabilidad del dinero a más de dos años ha caído a la mitad, en torno al 0,08%.

CRÉDITOS Y DEPÓSITOS EN ESPAÑA

    Crédito    Depósitos
Comunidad Autónoma    Total    Total    Vista    Plazo
País Vasco    70 818    73 986     53 616     18 957
Cataluña    232 878     176 125     130 870     43 929
Galicia    40 300     57 348    39 142    18 206
Andalucía    154 081     108 620     85 886     22 687
Asturias    19 905     24 009     16 792     7 206
Cantabria    11 321     12 321     9 583     2 737
Rioja    7 935     8 467     5 901     2 565
Murcia    30 771     24 013     15 825     8 082
C
Valenciana    115 998     95 107     69 466     25 380
Aragón    34 379     32 867     23 385     7 728
Castilla-La Mancha    35 113     34 887     24 622     10 265
Canarias    36 375     24 510     19 306     5 204
Navarra    16 668     15 599     11 812     3 785
Extremadura    15 696     17 215     12 959     4 255
Baleares    30 945     23 984     18 645     4 984
Madrid    371 917     334 936     218 377     98 228
Castilla y León    45 608 3     62 455     44 166     18 289
Sin clasificar    729    -     -     -
Ceuta    1 225     852     647     205
Melilla    981     856     691     166
Banca electrónica    -     35 132     29 132     5 769
TOTAL    1 273 643     1 163 288     830 875     308 577

Por poner un ejemplo, un ahorrador que coloque 10.000 euros en un depósito a doce meses con una TAE (Tasa Anual Equivalente) del 0,10% lograría una ganancia de 10 euros aunque descontando impuestos el beneficio neto sería de solo 7,9 euros.

Con el euríbor en negativo a los bancos les resulta misión imposible pagar por el ahorro. Y casi a la misma velocidad a la que en los últimos años ha ido cayendo el capital de las cuentas a plazo, ha subido el de las cuentas corrientes o depósitos a la vista. Ante su baja remuneración, los clientes optan por tener su ahorro siempre disponible. En septiembre, el capital que los asturianos tenían colocado en dichas cuentas ascendía a 16.792 millones, más del doble del capital que atesoran los depósitos a plazo que pese al nuevo contexto económico siguen siendo el producto de ahorro estrella en España. Algo que no resulta extraño teniendo en cuenta que, según el Barómetro Mundial de Schroders, los españoles son los que más miedo muestran ante la volatilidad de los mercados, solo superados a nivel mundial por los portugueses.

También el estudio Evolución del Ahorro de las Familias Españolas elaborado por Finanbest confirma esa naturaleza conservadora de los españoles a la hora de gestionar sus ahorros y con cierta aversión al riesgo. Entre las conclusiones de dicho estudio destaca el hecho de que apenas el 8% de las familias españolas invierte en fondos, el porcentaje más bajo de los cinco grandes países europeos y al nivel de Rumanía.

Una cifra muy alejada del 42% de Estados Unidos. Sin embargo, hoy por hoy, el destino que busca la banca para ese dinero parece claro: fondos y planes de pensiones. La contratación de estos productos está en niveles récord, con crecimientos trimestrales por encima del 10%. Así, clientes con un perfil más conservador optan ahora por fondos que hace poco tenían vetados. Para minimizar el riesgo y captar nuevos usuarios, algunos bancos ofrecen remunerar de forma fija una parte del dinero (en torno a un tercio de lo que se ingresa y con rentabilidades de apenas unas décimas), mientras que el resto se vincula a una inversión variable.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos