«Tengo 61 años y no quieren a gente tan mayor»

Comenzó a trabajar como camarero hace 34 años, cuando llegó a España desde Perú. Titulado como profesor de inglés en su país, su conocimiento del idioma le ayudó a encontrar empleo con facilidad y logró un puesto como administrativo en una empresa dedicada al transporte internacional. Allí D. M. (prefiere no dar su nombre) estuvo 15 años y en 2004 pasó a engrosar las listas del INEM. Agotó los dos años de prestación y eso que asegura que envió mil currículum. Más tarde se dio cuenta de que la cosa todavía podía empeorar. De hecho, su último trabajo fue como camarero hace dos años, exceptuando cuatro meses que ejerció de jardinero al tiempo que se formaba. Tras agotar la prestación por desempleo, ahora malvive con los 400 euros que le dan por ser mayor de 55 años. Y las perspectivas no son nada buenas. «Tengo 61 años y no quieren a gente tan mayor», se lamenta.

Fotos

Vídeos