Grupo Eb Consulting. Consultores Y Auditores

Arrendamiento de viviendas con fines turísticos

La Agencia Tributaria llevaba unos años vigilando que los alquileres ocasionales de viviendas con fines turísticos se declarasen correctamente en la declaración de la renta
PUBLIRREPORTAJE

Para localizar parte de estos arrendamientos la Agencia Tributaria venia usando herramientas informáticas que le permitían filtrar información de distintas plataformas de alquiler turístico, tales como Airbnb, Homeaway, etc., con esta información y los signos externos, tales como los consumos eléctricos, la AEAT podía entender que la vivienda estaba arrendada, y en el caso de no haber sido declarados dichos ingresos puede imponer sanciones de al menos el 50% de lo no ingresado, más los intereses de demora.

A partir del 1 de enero de 2018, con la entrada en vigor de la modificación del Reglamento general de actuaciones tributarias y de gestión e inspección publicada (BOE del día 30 de diciembre de 2017), introduce un nuevo artículo (art.54 ter.) en el RD 1065/2007, con lo que la AEAT traspasa esa labor de vigilancia a las propias plataformas de intermediación, siendo estas las que tendrán que facilitar información sobre todos los arrendamientos realizados desde sus plataformas.

Dicho artículo prevé una orden ministerial que aprobará un modelo de declaración, así como su forma y plazo de declaración, en este nuevo modelo se obligará a informar a las plataformas que intermedien en el alquiler de uso turístico.

Los obligados a informar serán las personas y entidades que intermedien entre los cedentes y cesionarios del uso de viviendas con fines turísticos, entendiendo por intermediarios todas las personas o entidades que presten el servicio de intermediación entre cedente y cesionario del uso de viviendas con fines turísticos, en particular va dirigido a las plataformas de servicios de la sociedad de información y de comercio electrónico.

Se entiende por uso de viviendas con fines turísticos, la cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, cualquiera que sea el canal a través del cual se comercialice o promocione y realizada con finalidad lucrativa u onerosa.

En dicha declaración habrá de identificar el titular de la vivienda, el inmueble arrendado con especificación del la referencia catastral, las personas o entidades cesionarias así como el número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos y el importe recibido por el titular cedente del derecho por la prestación de servicio de cesión de vivienda con fines turísticos.

Con esta información la AEAT, a partir del 1 de enero de 2018, tendrá toda la información necesaria para poder comprobar la correcta declaración de dichos alquileres por parte de los propietarios.

El IRPF en el alquiler de este tipo de viviendas

En la declaración de la renta estos rendimientos deberán figurar como rendimientos del capital mobiliario y considerar que en este tipo de alquileres se han de declarar dos periodos claramente diferenciados:

-Por un lado, el periodo durante el que la vivienda está alquilada. Aquí se declararán los ingresos íntegros y se deducirán los gastos necesarios para su alquiler, aunque estos últimos en proporción a los días alquilados, a excepción de los gastos de la agencia mediadora que se deducirán en su totalidad, en contrapartida no se podrán deducir ciertas ventajas fiscales propias de los alquileres tradicionales.

-Por otro lado, el periodo que la vivienda está libre y a disposición de sus propietarios, en este periodo se aplicará el 1,1% sobre el valor catastral, se dividirá por 365 y se multiplica por el número de días que la vivienda ha estado libre. Si la última revisión catastral fue anterior a 1994 se aplicará un 2%.

Además, antes de alquilar una vivienda vacacional es necesario conocer la normativa de la Comunidad Autónoma, para evitar posibles sanciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos