Asturias crecerá un 2,4% en 2017 por la mejoría del consumo y las exportaciones

Miguel Cardoso y Yolanda Martínez-Bajo, ayer. / PABLO LORENZANA
Miguel Cardoso y Yolanda Martínez-Bajo, ayer. / PABLO LORENZANA

El informe de BBVA Research refleja un incremento del PIB regional del 2,3% en 2018 y contempla la creación de 12.300 empleos durante estos dos años

AIDA COLLADO OVIEDO.

El impulso del consumo, sobre todo privado, y la mejora de las exportaciones tiran del Producto Interior Bruto en Asturias, que según BBVA Research acelerará su crecimiento durante los próximos dos años. El servicio de estudios económicos del banco, que ayer presentó el informe 'Situación Asturias 2017', prevé un crecimiento del 2,4% este año y, muy similar, del 2,3% en 2018. Entre los factores que sustentarían la recuperación, el economista jefe del servicio de estudios de la entidad, Miguel Cardoso, resaltó los bajos tipos de interés, el crecimiento de la demanda externa como consecuencia de una recuperación global más sincronizada, un entorno fiscal favorable al incremento de la demanda interna y, en definitiva, un escenario propicio para el crecimiento económico de familias y empresas.

De cumplirse sus previsiones y según apunta el documento, la región podría crear alrededor 12.300 puestos de trabajo en estos dos años, lo que situaría la -«aún elevada»- tasa de paro en torno al 11,2% a finales de 2018. «Mucho de este crecimiento en el empleo se debe al incremento de la contratación temporal y, por lo tanto, se mantiene como reto la mejora de la desigualdad», puntualizó.

La aceleración del crecimiento regional, que en 2016 se mantuvo por debajo del 2%, se debe, en primer lugar, a que la inercia de la actividad de la economía asturiana se mantiene fuerte, ya que la aceleración de la segunda mitad del pasado ejercicio se proyectó durante la primera mitad del año. Por otra parte, aunque la recuperación ha sido más lenta que en el resto de España, el ritmo también ha sido distinto dentro de la propia comunidad. El comportamiento del mercado laboral, tal y como se refleja en las tablas de afiliación a la Seguridad Social, ha sido mejor en las grandes áreas urbanas, que concentran casi el 85% de los afiliados. La crisis golpeó con menor intensidad y la recuperación ha sido mayor en Oviedo, mientras que los municipios de menor tamaño muestran un menor dinamismo. Puede que esto esté relacionado con el mayor tirón de sectores como el de los servicios, muy por encima de otros, como el agrícola. Aún así, la afiliación continúa lejos del nivel previo a la crisis.

Cardoso detalló los diferentes factores que explican el crecimiento del PIB. Se refirió a la política monetaria expansiva que apoya el gasto de las familias, en línea con el crecimiento del consumo privado, consecuencia de los bajos tipos de interés, la mayor disponibilidad de crédito y el aplazamiento de algunas compras durante la crisis, que ahora se retoman. También incidió en la aceleración de la demanda externa, apoyada por la eurozona, con especial mención a los bienes de equipo y las semimanufacturas, aunque «la recuperación es generalizada en todos los sectores y, durante los próximos años, la brecha entre Asturias y España -hasta ahora con diferencial negativo para la región- se va a ir cerrando».

Mencionó la importancia del sector turístico en la recuperación asturiana, si bien su peso no es ni parecido al de otras comunidades, y la contribución positiva del de la construcción. Respecto a este último, las ventas de viviendas están creciendo a niveles de dos dígitos en la comunidad, en lo que es «un punto de inflexión», que el economista jefe de BBVA Research espera que se traduzca en una aportación más importante del sector durante 2018 y 2019.

Esto se produce al mismo tiempo que el gasto público no puede contribuir de forma significativa al incremento de la demanda. Así, el crecimiento observado es «especialmente positivo, ya que se desarrolla en un entorno de reducción del déficit». También el entorno externo seguirá siendo favorable a la recuperación: se espera un crecimiento global por la mejora en las economías emergentes y en la Unión Económica y Monetaria, los precios del petróleo serán -pese a una leve revisión al alza- bajos respecto a años anteriores, los tipos de interés se mantendrán históricamente bajos (el euríbor a doce meses terminaría en -0,2 en 2017 y en -0,1, en 2018) y la prima de riesgo continuará siendo reducida.

Sin embargo, según el informe, continúa siendo necesaria la implementación de reformas, sobre todo, para mejorar el funcionamiento del mercado de trabajo y la formación a parados.

Más noticias

Fotos

Vídeos