Asturias suma empresas por tercer año, pero tiene 5.000 menos que antes de la crisis

Local comercial cerrado, en el centro de Oviedo. / MARIO ROJAS
Local comercial cerrado, en el centro de Oviedo. / MARIO ROJAS

Fade destaca el incremento de firmas de más de 200 empleados, pero advierte de que su peso a nivel nacional sigue siendo «insuficiente»

ANA MORIYÓN OVIEDO.

Asturias incrementó en 2017 por tercer año consecutivo el número de empresas hasta situarse en las 68.368 firmas. Se trata de un crecimiento más simbólico que significativo, de apenas un 1% -sumó 693 compañías-, pero que, a ojos de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), ratifica el cambio de tendencia registrado en esta región desde el año 2015. El número de firmas ha crecido desde aquel ejercicio un 3,1%, poniendo freno al retroceso registrado en los seis años anteriores (entre 2009 y 2014), cuando el tejido empresarial asturiano cayó un 9,3%.

A fecha del uno de enero de 2017, según el último dato disponible del Directorio Central de Empresas (DIRCE) -recogido en el informe elaborado por Fade 'Tejido empresarial asturiano 2017'-, habría en el Principado 68.368 empresas activas, cerca de 5.000 menos que al inicio de la crisis (en 2008 se contabilizaron 73.124 empresas), pero 5.235 más que en el año 2000 (63.133). «Son datos positivos. Por tercer año consecutivo se ha aumentado el número de empresas, lo que claramente representa un cambio de tendencia y más o menos seguimos la línea de la media española. Es una buena noticia», subraya el director general de Fade, Alberto González.

El perfil del tejido empresarial sigue siendo el mismo, caracterizado por su pequeño tamaño. Más de la mitad de las empresas no tienen ningún asalariado (55%), el 99,9% de las firmas son pymes y solo un 0,5% son medianas (315). Con más de 200 trabajadores, consideradas ya empresas grandes, hay en la región 72 compañías, lo que representa un 0,1% del total. La patronal asturiana aplaude, en este sentido, el también simbólico incremento registrado en el número de firmas de este tamaño. No tanto por lo que representa en términos absolutos (han sido nueve incorporaciones), sino por lo que implica en términos relativos, pues el segmento de más de 200 trabajadores ha experimentado la mayor expansión porcentual, un 24,3%.

«Mercados internacionales»

El director general de Fade destaca este aspecto por la importancia que este tipo de compañías tiene para la economía de la región. «Las empresas de más de 200 trabajadores son las que poseen una mayor capacidad de acceso a los mercados financieros, tienen mayores facilidades para entrar en mercados internacionales e, incluso, más capacidad negociadora para cooperar con potenciales socios, así como más posibilidades para dedicar recursos a la investigación», enumera. De ahí que a Alberto González le preocupe especialmente el escaso peso que este tipo de empresas tiene en el Principado pero, sobre todo, que las firmas de este tipo asentadas en la región tengan una representación a nivel nacional por debajo de la media. Y se explica: Las 63.368 empresas asturianas suponen un 2,08% del total de España, pero este porcentaje es mucho menor (1,3%) si nos referimos exclusivamente a las empresas con más de 200 asalariados. «Asturias representa más en empresas de pequeño tamaño sobre el conjunto de España que en empresas grandes», lamenta el responsable de Fade, quien insiste en la necesidad de corregir esta situación y que el número de compañías grandes asturianas represente a nivel nacional un porcentaje similar al que representa el total (en este caso del 2,08%) para poder generar un «mayor músculo empresarial».

González entiende que, para el tamaño de esta región, disponer de once empresas de más de mil trabajadores «no está mal», y que además dos de ellas tengan contratados a más de 5.000 trabajadores (Arcelor y Alimerka) es «bastante», pero indica que donde «nos falta mucho» es en el segmento de 200 a 500 empleados. Desde Fade mencionan incluso estudios recientes de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) que inciden en la «correlación directa» entre el tamaño de las empresas de un territorio y su productividad, si bien alegan que para un análisis más complejo y exhaustivo sería necesario también disponer de datos fiables y homogéneos de facturación de estas sociedades. Con todo, la densidad empresarial de Asturias en relación al PIB y la población activa es superior a la media española.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos