«Asturias es la última región en potencia solar fotovoltaica»

Si bien el anuncio de Teresa Ribera de acelerar la transición energética ha suscitado preocupación en buena parte del ámbito empresarial asturiano, la otra cara de la moneda la representan las compañías de energías renovables. El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), Miguel Ángel Martínez-Aroca, celebró la intención de la ministra de que el 35% de la producción eléctrica provenga de fuentes limpias en 2030.

En la jornada organizada por la entidad que preside, señaló que se trata de una responsabilidad social «dar pasos de manera contundente, pero también ordenada, dando oportunidades a todos aquellos que quieran formar parte del sistema eléctrico nacional. Nadie se tiene que quedar en el camino», aseveró. Martínez-Aroca hizo hincapié en las posibilidades que ofrece el sector de cara al empleo y el desarrollo de los territorios. Sin embargo, detalló que las cifras actuales no son positivas para Asturias, que es «la última comunidad autónoma en potencia solar fotovoltaica». En concreto, indicó que la región «solo tiene un megavatio frente a los 4.600 que acumula el resto del país».

Mientras que la inversión realizada en el conjunto de España roza los 30.000 millones de euros, «Asturias se ha mantenido al margen de este nuevo modelo energético», quizá por la creencia de que hay pocas horas de sol, «cuando tiene más que Alemania y Francia y en esos países hay potencias superiores a los 40.000 megavatios». Por otro lado, Anpier y Abanca firmaron un acuerdo de colaboración para trabajar en productos financieros adaptados a las necesidades de este colectivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos