La Audiencia Nacional investigará a Del Valle por corrupción y pone en riesgo su cargo en Duro

Ángel del Valle. / MARIO ROJAS
Ángel del Valle. / MARIO ROJAS

Admite la querella de la Fiscalía Anticorrupción por los supuestos sobornos que pagó la firma a altos cargos de Venezuela a cambio de contratos

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

El presidente de Duro Felguera deberá poner su cargo a disposición del Consejo de Administración y será este órgano el que decida si procede o no que Ángel del Valle continúe en su cargo, después de que la Audiencia Nacional haya admitido a trámite la querella de la Fiscalía Anticorrupción por presuntos delitos de corrupción internacional y blanqueo de capitales.

El artículo 24 del reglamento del Consejo de Administración de Duro establece que los consejeros deberán poner su cargo a disposición del máximo órgano ejecutivo y, en su caso, formalizar la correspondiente dimisión en el caso en que «concurran circunstancias que puedan perjudicar al crédito y reputación de la sociedad, en particular, cuando aparezcan como investigados en causas penales, así como de sus posteriores vicisitudes procesales». El citado artículo continúa: «En particular, si un consejero resultada procesado o se dictara contra él auto de apertura de juicio oral por alguno de los delitos señalados en la legislación societaria, el Consejo de Administración examinará el caso tan pronto como sea posible y, a la vista de sus circunstancias concretas, decidirá si procede o no que el consejero continúe en su cargo».

Más información

La salida de Del Valle, que es una de las condiciones impuestas en el plan de los bancos para lograr la reestructuración financiera y buscar una solución de futuro para la compañía, podría anticiparse, si así lo decidiera su Consejo, una vez que el juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha admitido a trámite la querella de la Fiscalía Anticorrupción contra el grupo asturiano; su presidente, Ángel Del Valle; su antecesor, Juan Carlos Torres Inclán, y otras siete personas físicas y jurídicas por presuntos sobornos en Venezuela y blanqueo.

En el auto conocido ayer el titular del juzgado central de Instrucción número 2 se declara competente para investigar los hechos denunciados por Anticorrupción, que en su escrito advirtió de supuestos cohechos millonarios (105 millones de dólares, que al cambio son hoy unos 89 millones de euros) a altos funcionarios venezolanos por parte de Duro Felguera con el fin de obtener contratos para nuevos proyectos en Caracas y su zona de influencia.

Central de Termocentro

La Fiscalía sostiene que, entre 2008 y 2011, Duro Felguera habría firmado tres contratos de asesoramiento con empresas del entorno del Ejecutivo de Hugo Chávez cuyo verdadero objetivo era encubrir el abono de comisiones a su Administración. A cambio de esos acuerdos ficticios, la firma asturiana habría conseguido la adjudicación del proyecto público para la construcción de la central del ciclo combinado de Termocentro, valorado en más de 1.500 millones de euros.

El juez Moreno también ha imputado al ex viceministro de Energía venezolano, Nervis Villalobos, y su esposa, Milagros Coromoto Torres. Ambos habrían sido beneficiarios de los pagos, junto a Javier Alvarado Ocho, ex presidente de Electricidad de Caracas, y Julia Van der Brule, ex asesora del Ministerio de Energía. Completan la lista de imputados las mercantiles Duro Felguera S. A., Técnicas Reunidas (Terca CA) e Ingeniería Gestión de Proyectos de Energía (Ingespre).

Asimismo, el magistrado libra una comisión rogatoria a las autoridades suizas a fin de que remitan toda la información relativa a las cuentas que resultaron beneficiadas de los pagos de los contratos ahora objeto de pesquisas. La noticia del auto de la Audiencia Nacional llegó a la Bolsa, en la que Duro registró pérdidas del 7,41% y la acción se situó en los 0,50 céntimos, cuando el mínimo histórico es de 0,48. Al cierre del parqué, la capitalización bursátil del grupo industrial asturiano era de 80 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos