La UCE avisa de que el bono social eléctrico no cubre las necesidades de los «más pobres»

E. C. OVIEDO.

El presidente de la Unión de Consumidores de Asturias, Dacio Alonso, acompañado por Itziar Fuente, portavoz de la Plataforma contra los Abusos de las Eléctricas explicaron ayer, en una rueda de prensa, las alegaciones presentadas contra el nuevo bono social que, afirman, «no cubre las necesidades básicas de electricidad de los hogares más pobres».

«Los bancos y las compañías eléctricas son los sectores de los que mayor nivel de reclamaciones recibimos», afirmó Alonso. «Los gobiernos están legislando para los beneficios económicos y no para los consumidores». Para el presidente de la UCE «se trata de un derecho universal de acceso a un servicio básico, que es la electricidad».

La portavoz de la Plataforma ha explicado los aspectos más reseñables de esas alegaciones. «Son cuatro puntos fundamentales que creemos que son sangrantes», ha afirmado. «El decreto es un lavado de cara del gobierno, que esconde una continuación con el tipo de políticas que llevan a la precariedad», añadió.

En primer lugar, los niveles de renta que se establecen «cierran la puerta de acceso al bono social a amplios estratos de población». Fuente entiende que «son niveles de renta que dejan fuera del acceso a los descuentos del bono social a amplios estratos de la población que tienen serias dificultades para pagar los actuales precios de la electricidad.

Por otro lado, Fuente comentó que los porcentajes de descuento establecidos al conjunto de los conceptos de la factura en el caso del contrato de Precio Voluntario al Pequeño Consumidor es muy bajo. Está situado en 25% para consumidores vulnerables y 40% para consumidores vulnerables severos. «Entendemos que sería más razonable que el descuento fuera del 100%», afirmó.

El consumo medio de electricidad por hogar en España es de 3.487 kWh/año, según los datos que aportaron.

Fotos

Vídeos