Ballesteros avisa de que «Enagás va a tener difícil justificar la regasificadora»

E. C. GIJÓN.

El abogado José Antonio Ballesteros, que estuvo al frente de una de las querellas contra la regasificadora de El Musel, aseguró ayer en La Lupa de Canal 10 que la empresa adjudicataria, Enagás, «va a tener difícil justificar la necesidad de la regasificadora». Dicha justificación se hace necesaria ahora, recordó, para afrontar la nueva tramitación de los permisos de la infraestructura, una vez que el Tribunal Superior de Madrid ha emitido una sentencia que «deja fuera de la ley a la regasificadora», pero «se agota en sí misma» y, lejos de su demolición, solo ordena que la infraestructura se someta a una nueva tramitación de todos los permisos.

Ballesteros hizo una precisión a todo esto. La regasificadora es una instalación por la que el Gobierno abona una compensación a Enagás por su mantenimiento -«unos 120 millones en los últimos seis años», preciso el abogado- y cuya construcción sufragó porque «iba a formar parte de la red gasística nacional». Pero si Enagas «pretende ponerla en actividad como almacén y para el servicio de repostaje de barcos que usan el GNL como combustible, será difícil que justifique que está en la red nacional», y en ese caso «pediremos que Enagás devuelva lo cobrado, porque para retribuirle tiene que estar legalizada».

Fotos

Vídeos