Menéndez.
Menéndez. / NEWSPHOTOPRESS

Liberbank prepara el traslado de sus servicios centrales

  • El banco de Cajastur acondiciona ya el complejo que adquirió a la Sareb en Madrid con la idea de concentrar allí «en pocos meses» a su personal repartido por la capital

Liberbank trabaja a contrarreloj en el acondicionamiento del complejo madrileño que hace ya meses adquirió a la Sareb en la zona de Fuente de la Mora, muy cerca de la nueva Ciudad Financiera de BBVA o el inmueble de Caser. La intención del banco de Cajastur es poder trasladar allí en «pocos meses», según fuentes del banco, a todo el personal adscrito a los servicios centrales de la compañía -entre 300 y 400 personas- y que, en la actualidad, se encuentra repartido por varios edificios.

La entidad tiene en propiedad, heredado de la antigua CCM, un edificio en la Carrera de San Jerónimo, justo al lado del Congreso de los Diputados. Cuenta, además, con al menos tres inmuebles en alquiler. Un espacio que se ha quedado pequeño para alojar a todo el personal que trabaja en Madrid, donde se concentra el grueso de la plantilla. El resto de sus divisiones, en Oviedo, Cáceres, Cuenca, Toledo y Santander son de un tamaño menor. El nuevo complejo está integrado por dos edificios simétricos de ocho plantas conectados por una superficie total del orden de los 13.000 metros cuadrados. El complejo, cuya inversión no ha transcendido, fue transferido al banco malo por otra entidad distinta a Liberbank.

Con la unificación en un mismo edificio de sus servicios centrales, Liberbank busca ganar en eficiencia y rentabilidad. El camino lo recorrieron años atrás entidades como el Santander, que en 2004 trasladó a unos 5.000 empleados en 2004 a su Ciudad Financiera en la localidad de Boadilla. Más recientemente le secundó BBVA, con el traslado de unos 6.500 empleados, el Sabadell, que alojó a 400 empleados en la antigua sede de Vodafone de Alcobendas, y el Banco Popular que reubicó a 1.600 empleados en un edificio próximo al Campo de las Naciones.

La entidad acometerá el traslado de sus servicios centrales de forma paralela al proceso de unificación de marca que inició meses atrás. Liberbank trabaja con la idea de que después del verano se puedan haber sustituido ya entre el 20% y el 25% de las 1.045 oficinas del grupo para que durante el primer trimestre de 2016 el proceso de unificación de marca haya culminado en su totalidad. Un cambio de imagen que, en todo caso, será algo meramente formal. En realidad, Cajastur, que ya ni siquiera existe como caja de ahorros, es desde hace casi cuatro años solo una marca de cara a la clientela .

Han sido numerosas las entidades de crédito que en España, tras las sucesivas oleadas de absorciones o fusiones, acabaron perdiendo su denominación, caso del Banco Central-Hispano y de Banesto, absorbidos por el Santander o de Caja Madrid y otras cajas que formaron Bankia.