Caja Rural de Asturias espera mejorar su resultado un 1,4% en 2016

El director general de Caja Rural de Asturias, Fernando Martínez, y el presidente de la entidad, José María Quirós, ayer en Oviedo, antes de celebrar la asamblea general.
El director general de Caja Rural de Asturias, Fernando Martínez, y el presidente de la entidad, José María Quirós, ayer en Oviedo, antes de celebrar la asamblea general. / M. ROJAS
  • Su presidente anuncia un plan para abrir oficinas en polígonos industriales y defiende modificar los estatutos para admitir a socios que no estén relacionados con el campo

Caja Rural de Asturias incrementó su beneficio en 2015 en un 5,18% hasta alcanzar los 20,6 millones de euros, una cifra ligeramente superior a la de 2008, el mejor ejercicio histórico de la entidad y antes del terremoto financiero que supuso la crisis sin precedentes que vivió el sector. Sin embargo, la cooperativa aún no ha tocado techo. La entidad que preside José María Quirós celebró ayer su asamblea general en Oviedo con la expectativa de mejorar en 2016 el resultado del año anterior un 1.4%. Para ello no espera grandes cambios en el aspecto comercial. De momento, en el primer trimestre, que es del que se tienen datos, ganó 6,5 millones de euros, un 9,2% más que en el mismo periodo de 2015.

El volumen de negocio del año pasado ascendió a los 5.234 millones de euros, un 3,23% superior al de 2014. Fue un ejercicio «aceptable, teniendo en cuenta que son tiempos difíciles»,explicó Quirós, que también anunció un plan de apertura de nuevas oficinas, en su mayoría, vinculadas a polígonos industriales y con el objetivo de dar servicios especializados a empresas y autónomos.

En lo que se refiere a su obra social, la entidad destinó en 2015 1.383.557 euros a diferentes proyectos. Las partidas más importantes fueron para asistencia social (18%), investigación (17%), actividades formativas (13%) y mejoras agropecuarias (11,5%).

Por otro lado, el presidente de la entidad defendió una modificación de los estatutos para permitir incorporar a nuevos socios a la cooperativa sin necesidad de que pertenezcan al medio rural.

José María Quirós también advirtió de que sigue habiendo «miedo a la inversión» y aseguró que una posible salida del Reino Unido de la Unión Europea no tendría efectos sobre la entidad, aunque reconoció que percibe preocupación por el llamado 'Brexit'.

Caja Rural de Asturias cerró el año pasado con 117.841 socios y 283.732 clientes. Esta entidad cuenta en la región con 112 oficinas y 409 empleados.