El Comercio

BBVA augura que Asturias seguirá en los últimos puestos del crecimiento del PIB

  • A pesar de que mejora medio punto la previsión para la región en 2016, será una de las tres con peor resultado este año y la peor en 2017

Los vientos de cola que han soplado para la economía española en 2016 están a punto de frenarse. Así lo pronostica el Observatorio Regional de BBVA Research del tercer trimestre que, a la vez que revisa al alza el crecimiento del Producto Interior Bruto en todas las comunidades autónomas para este ejercicio, también ofrece una previsión a la baja para 2017. El informe avanza que el Principado crecerá un 2,6% este año, medio punto más que lo que vaticinaba el del segundo trimestre, pero esto no impide que la región se sitúe como la tercera por la cola, con un avance que solo supera el 2,5% de Cantabria y del País Vasco, y que se coloca a cinco décimas de la media nacional, que con el nuevo cálculo se queda en el 3,1% (la previsión anterior era del 2,7%) .

En el caso de 2017, los augurios son aún peores para la comunidad, porque, de cumplirse los pronósticos del BBVA, Asturias será la región que menos crezca, un 1,8%; la única que lo haga por debajo del 2% y volverá a quedarse a medio punto de la media del país, que se situará en el 2,3%, cuatro décimas menos de lo que se preveía en el informe del segundo trimestre. Con estos datos sobre la mesa, el crecimiento agregado del Principado este año y el que viene se situará en el 4,5%, a un punto de la media nacional, con lo que la brecha entre el avance del PIB de la comunidad y de España seguirá ampliándose.

Entre los argumentos para que Asturias se sitúe en el furgón de cola se encuentran el empuje menos intenso del sector turístico y el menor dinamismo del consumo privado, los factores que, según BBVA Research, han supuesto la mayor contribución al crecimiento del país, sobre todo, en las comunidades insulares, Madrid y la zona este. Por su parte, en el Norte y Noroeste destacan el aumento de las exportaciones no energéticas y una mejora de la inversión, que se refleja en incrementos de la importación de bienes de equipo. Además, destaca el informe que en Asturias, Extremadura, Murcia, Baleares y Cataluña el aumento del gasto público más allá de lo previsto «podría estar también contribuyendo a impulsar la actividad».

Por el contrario, en 2017 se sufrirá la ralentización del crecimiento de la economía global, que no avanzará como se preveía, en parte como consecuencia de los efectos negativos del 'Brexit' -afectarán en mayor medida al Este del país-, también por un previsible incremento del precio del petróleo, que limitará el impacto positivo sobre las regiones que presentan un uso más intensivo de combustible, y por un tono de la política monetaria menos expansivo.

A nivel interno, se espera un menor impulso fiscal en 2017, al tiempo que la incertidumbre sobre la política económica continuará elevada. En este sentido, BBVA considera que los impactos negativos tendrán más efecto sobre las regiones más dinámicas en la actualidad, lo que reducirá la heterogeneidad en el crecimiento y, aunque este seguirá sesgado hacia el Este, el Mediterráneo se desacelerará más.

En lo que se refiere a la creación de empleo, Asturias volverá a estar en los últimos puestos del país. BBVA Research pronostica que el crecimiento de la cifra de ocupados en la Encuesta de Población Activa crecerá un 3% de forma agregada en 2016 y 2017, dos puntos por debajo del 5% nacional y solo superior al 0,8% de Navarra y del 2,2% de Madrid e igualando a Extremadura y Galicia, que tendrán un comportamiento similar. Mientras, se espera que Cataluña, Andalucía, Baleares, la Comunidad Valenciana y Murcia, que aglutinan el 50% del empleo, generen dos tercios de los nuevos puestos de trabajo a lo largo del bienio 2016-2017.