El Comercio

La Audiencia Nacional da la razón a CSI en su demanda contra Liberbank

  • La entidad financiera recurrirá ante el Supremo el fallo que declara nulas las medidas laborales de 2013 previas al ERTE

Una sentencia de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional da la razón en sus demandas a la Corriente Sindical de Izquierda (CSI) de Asturias y las organizaciones CSICA y STC, y ha declarado nulas las medidas unilaterales laborales aplicadas en junio de 2013 por Liberbank y que fueron sustituidas en diciembre de ese mismo año por el acuerdo de ERTE vigente, ratificado por sentencia del Alto Tribunal y suscrito por UGT y CC OO.

Liberbank ya ha anunciado que recurrirá ante el Tribunal Supremo dicha sentencia que se basa en un defecto formal. El fallo de la Audiencia no es provisionalmente ejecutable, por lo que la resolución definitiva respecto a las citadas medidas unilaterales de modificación sustancial de las condiciones de trabajo de carácter colectivo (suspensión de contratos, reducciones de jornada y disminución salarial, principalmente), se demorará varios meses.

La sentencia estima una de las causas de nulidad planteada por los sindicatos CSI, CSICA y STC, relativa al defecto de la no entrega de la documentación económica del primer trimestre de 2013 en el periodo de consultas y, como alternativa, no haber alargado dicho periodo de consultas, y ordena la reposición a los trabajadores a la situación previa a la aplicación de estas medidas.

Tanto para el acuerdo laboral de junio de 2013 como para el posterior y vigente acuerdo de diciembre de 2013, dichas cuentas del primer trimestre fueron aportadas y asumidas como causa de las medidas y de su proporcionalidad.

Las medidas unilaterales adoptadas en junio de 2013 por el banco fueron sustituidas por el acuerdo de diciembre del mismo año con los sindicatos mayoritarios, que fue anulado por los tribunales por vulneración del derecho, en su vertiente instrumental, de negociación de algunos sindicatos minoritarios.

La CSI considera que la Audiencia Nacional respalda a los sindicatos «que manteníamos que dichas medidas unilaterales eran ilegales, al haberse negado la dirección de Liberbank a entregarnos la información solicitada durante el proceso de negociación». Las centrales estiman que el importe de lo descontado a los trabajadores de Liberbank en base «al primer ERE fraudulento» asciende a 70 millones de euros.