El Comercio

Duro Felguera, cuarta empresa cotizada que demanda a Bankia por debut bursátil

  • Así lo han confirmado a Efe fuentes de la propia sociedad, que invirtió cerca de un millón de euros en la salida a Bolsa del banco

El grupo asturiano Duro Felguera llevará ante los tribunales a Bankia tras demandar a la entidad por los daños y perjuicios derivados de la salida a Bolsa de 2011, con lo que se convierte en la cuarta empresa cotizada en reclamar por la vía civil.

Así lo han confirmado a Efe fuentes de la propia sociedad, que invirtió cerca de un millón de euros en el debut bursátil de Bankia y que se suma a las demandas de Iberdrola, OHL y Melià, interpuestas en varios juzgados españoles después de que el Tribunal Supremo ratificase las inexactitudes del folleto informativo de la operación.

El pasado mayo, Iberdrola abría la senda a los grandes inversores al reclamar a Bankia 12,4 millones de euros por las pérdidas sufridas en la inversión, un proceso aún pendiente de conocer su admisión a trámite.

Según señalaron fuentes de la energética, la compañía decidió acudir a la oferta pública de suscripción (OPS) de Bankia mediante la adquisición de títulos por valor de casi 70 millones, de los que se desprendió posteriormente.

La multinacional española alegó que el folleto de la OPS ofrecía una "representación errónea de la situación económica y financiera" de Bankia y, en consecuencia, de "los riesgos de su inversión y de sus previsiones de rentabilidad".

Una motivación también presente en las demandas de Melià y el Grupo Villar Mir, que reclama el abono de las pérdidas por los casi 20 millones invertidos a través de las compañías OHL, Ferroatlántica y Fertiberia, quienes acuden a los tribunales por separado.

Al margen de las cotizadas, otro medio centenar de inversores institucionales (de unos 280) han demandado a Bankia, aunque el grueso continúa al margen de una batalla legal que la entidad confía en ganar, tal y como aseguró hace unos meses su consejero delegado, José Sevilla.

Y es que según la sentencia del Supremo, si bien el folleto de la salida a Bolsa indujo a error a los pequeños inversores, que carecían de "los medios necesarios" para acceder a datos sobre los estados de Bankia, esto no era extensible a los grandes accionistas, quienes sí habrían dispuesto de más recursos.

Ello ha llevado a mantener la cautela a compañías como Caixabank o Mutua Madrileña; en concreto esta última alegó que la pérdida fue muy reducida al haber vendido pronto sus acciones y que el fallo del Alto Tribunal no dejaba muchas opciones para la presentación de demandas por el tramo institucional.

Pero también a Mapfre, su mayor comprador con 280 millones invertidos, que decidió no iniciar ninguna acción legal en la situación actual, si bien permanecerá pendiente de la evolución de las causas.

En total, Bankia logró el respaldo de 29 inversores institucionales que invirtieron 1.239 millones, entre los que había once grupos españoles (Gestamp, Iberdrola, Telefónica, ACS, Villar Mir, Acciona, Disa, Ferrovial, Acciona, Ence e Isolux); ocho bancos nacionales (Santander, CaixaBank, Barclays, Popular, Sabadell, Ibercaja, Bankinter y Cívica) y dos extranjeros (Merrill Lynch y Swiss Ca).

Temas