El Comercio

Un exinspector del Banco de España solo mostró los correos críticos con Bankia a su superior

Pedro Comín.
Pedro Comín. / Efe
  • Insiste en que había provisiones suficientes para la salida a bolsa de la entidad en julio de 2011 y asegura que los emails que advertían de la inviabilidad de la entidad financiera eran "opiniones a futuro"

El exdirector general adjunto de Supervisión del Banco de España (BdE) Pedro Comín ha subrayado este martes ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que los correos de la inspección del Banco de España en los que alertaban de una "inviabilidad" del grupo BFA-Bankia y que no era oportuna la aprobación de que la entidad saliese a Bolsa en julio de 2011, eran sólo "opiniones a futuro".

Fuentes jurídicas han informado a Europa Press que Comín --que ha declarado cerca de dos horas y media como investigado en el 'caso Bankia'-- ha explicado que el departamento no se encargaba de cuestionar la contabilidad, sino de analizar la viabilidad financiera a largo plazo de la operación de salida al mercado de inversores.

Estas mismas fuentes han asegurado que Comín ha continuado en la línea de lo que ya afirmó en julio de 2016, cuando compareció como testigo, y ha señalado que Bankia contaban con provisiones suficientes para para salir a Bolsa.

Comín ha afirmado ante el juez que a él le llegaron los correos aportados por inspector del Banco de España José Antonio Casaus, pero ha negado que los remitiese a altos cargos de responsabilidad del Banco de España como el entonces gobernador Miguel Ángel Fernández Ordoñez y solo los remitió a su superior directo. Precisamente, este lunes el ex subgobernador del Banco de España y ex vicepresidente de la CNMV, Fernando Restoy, y el expresidente de la CNMV Julio Segura aseguraron que desconocían los correos electrónicos con dichas advertencias de inviabilidad.

Los correos del equipo de inspección del Bde advertía reiteradamente "de la inviabilidad del grupo y de que la solución de salida a bolsa no debía ser aprobada, pues suponía grave perjuicio para accionistas, preferentistas y contribuyentes (estimado en unos 15.000 millones de euros)".

Sin embargo, el exdirector general adjunto de Supervisión del Banco de España ha indicado que estos mensajes eran opiniones de futuro con informaciones erróneas en algunos aspectos.

Análisis en profundidad de los correos

Sí que ha admitido haberlos hecho llegar a su superior inmediato, Pedro González, que ha sido el siguiente en comparecer ante el juez Andreu, también en calidad de investigado, con el que los analizó y debatió en "profundidad". Ambos, junto al exdirector general de Supervisión Mariano Herrera García-Canturri, dimitieron de sus cargos el pasado 13 de febrero tras conocer la decisión de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de obligar a Andreu a llamarles a declarar como investigados.

El juez del 'caso Bankia' rechazó en varias ocasiones citar como investigados a estas cuatro personas y a otros cuatro altos directivos del BdE en el momento de la salida a bolsa de Bankia, pero se vio obligado a hacerlo cuando la Sala estimó parte del último recurso presentado por la acusación popular en representación de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), en la que pedía su imputación al conocerse la existencia de las advertencias de inviabilidad.

La última fue el pasado 28 de noviembre, pese a que la Sección Tercera dio por buena la tesis de los recurrentes sobre el hecho de que la jefatura del Banco de España tuvieron "noticias directas y fehacientes" de la inviabilidad del grupo y de la "inidoneidad de su salida a bolsa en la modalidad de doble banco consta indiciariamente acreditado en las diligencias", que se conoció a través de la testifical de Casaus, el pasado 5 de septiembre, que el tribunal calificó de "contundente".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate