Manuel Menéndez vaticina que el valor bursátil de Liberbank subirá durante 2017

Menéndez interviene desde el atril, en la Junta General de Accionistas, ayer, en Madrid.
Menéndez interviene desde el atril, en la Junta General de Accionistas, ayer, en Madrid. / IÑAKI MARTÍNEZ
  • El consejero delegado del banco asegura que será una de las entidades más beneficiadas por la previsible recuperación de los tipos de interés

El consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, se refirió ayer en la Junta General de Accionistas de la entidad a la evolución del precio de sus títulos durante el ejercicio 2016, un año «caracterizado por la elevada volatilidad de los mercados de renta variable», que ha afectado notablemente a las compañías del sector financiero y, «de manera especialmente negativa» a su propio banco. Sin embargo, se mostró optimista de cara al año en curso y explicó que durante «la primera parte de 2017 el comportamiento de los mercados ha sido más positivo, especialmente en el caso de los bancos y, en particular, de Liberbank», debido la resolución de algunas de las incertidumbres que afectaron al precio de las acciones el año anterior, tales como el vencimiento del esquema de protección de activos (EPA) o las dudas relativas a las cláusulas suelo, así como el entorno de tipos de interés bajos. En este sentido, destacó que hoy todo apunta a que los tipos de interés subirán por la mejora de los indicadores de la economía europea.

Cabe resaltar que aunque el precio de las acciones cayó un 43,59% durante el pasado ejercicio, en lo que va de año ha subido ya un 14,6%. A pesar de ello, fue su aún bajo valor lo que motivó la única intervención por parte de los accionistas en el turno de palabra. Menéndez ahondó que Liberbank será uno de los bancos que se verán más beneficiados cuando el BCE varíe su política financiera y comience la recuperación de los tipos de interés. Por el contrario, amplió, no se vería más perjudicado de lo que ya se ha visto si se produjese una nueva caída.

Transformación de la red

Menéndez no podía dejar de referirse al nuevo plan llamado a transformar el modelo de distribución de la red comercial, «para mejorar la calidad del servicio y la experiencia del cliente, siguiendo una estrategia omnicanal». Durante 2016 se fue aplicando por fases este nuevo modelo, que atañe al 85% de los 411 puntos de venta que existían al inicio de 2015 en las zonas urbanas de los territorios naturales de Liberbank. En Gijón y Oviedo el plan afecta a 67 oficinas, que se han visto transformadas en mayor o menor medida. Esto incluye el cierre o la conversión a oficinas sin personal de muchas de ellas. «A la fecha actual se ha finalizado el grueso de la transformación en un 80%», informó ayer, con el objetivo de «impulsar y mejorar la atención al público, adecuando las oficinas a un nuevo concepto y diseño de los espacios, en los que se incluyen numerosos equipamientos tecnológicos, con los que los clientes pueden realizar la mayor parte de las operaciones en modo autoservicio».

Antes, cuando hablaba de la situación del sistema financiero español había señalado que, a pesar de la profunda reestructuración del sector bancario -con el cierre del 37% de las sucursales que había en 2008-, la densidad de oficinas en España continúa siendo superior a la media de la eurozona, por lo que «este proceso puede tener aún cierto recorrido».

Por otra parte, el consejero delegado repasó los resultados del banco en 2016 y recordó ante la Junta de Accionistas que la entidad obtuvo un beneficio neto atribuido de 129 millones de euros, una cantidad muy similar a la de 2015. Atribuyó estas cifras a la reducción del margen de intereses, la contención de los gastos y los impactos extraordinarios en los resultados por operaciones financieras, saneamientos y dotaciones de provisiones.

El margen de intereses, amplió, totaliza 454 millones de euros y se redujo un 8,1% durante el año. Además, recordó que la aportación del negocio minorista fue inferior a la de 2015, aunque se mantuvo estable a partir del segundo trimestre. La gestión activa de la cartera de renta permitió generar 345 millones en concepto de resultados por operaciones financieras, al tiempo que se mantuvo un volumen de plusvalías latentes de 113 millones al cierre del año. Desde la creación del grupo Liberbank en 2011, añadió Menéndez, los gastos de administración «se han ido reduciendo y racionalizando de forma paulatina». En 2016, registraron un descenso del 1,4%, aunque la caída acumulada en el último lustro alcanzó el 42%. Las dotaciones de provisiones del ejercicio ascendieron a 136 millones de euros, estando destinadas principalmente a cubrir contingencias legales por reclamaciones relacionadas con cláusulas suelo. Estas dotaciones se sumaron a los 85 millones de euros ya registrados en 2015.