BBVA y Bankia se suman a la prórroga de los acreedores de Duro para renegociar la deuda

Miembros de la plantilla de Duro Felguera, ante la sede del Parque Tecnológico de Gijón. / PALOMA UCHA

El convenio, al que une también la financiación sindicada de Núcleo, está sujeto ahora a la adhesión de Liberbank y el Banco Cooperativo antes del 26 de octubre

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

Se van dando los pasos para que Duro Felguera logre la prórroga del acuerdo de espera sobre el vencimiento de deuda con la banca hasta el próximo 15 de enero. Ayer vencía el plazo para que Bankia y BBVA y la financiación sindicada de Núcleo se adhirieran al convenio de ampliación del 'standstill' suscrito por el grupo asturiano con sus acreedores para renegociar su deuda, y se sumaron a la 'tregua', según informó la compañía en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Ahora, falta un paso más, dado que la prórroga está también sujeta a la adhesión antes del 26 de octubre de Banco Cooperativo Español y Liberbank.

Una vez superadas todas las condiciones, la prórroga tendrá una duración máxima hasta el próximo 15 de enero y durante su vigencia se continuará desarrollando el proceso de negociación sobre vencimiento de deuda y garantías comerciales.

La deuda conjunta de la empresa ronda los 300 millones de euros, aunque la mayoría de ellos -casi 165 millones- corresponden al Santander y al absorbido Banco Popular; algo más de 33 millones debe a CaixaBank; casi 26 a Bankia; 61,72 millones al Sabadell; 23 millones a BBVA y 25 millones a Liberbank.

El primer paso se dio el pasado 29 de septiembre, cuando Duro Felguera suscribió con Banco Santander, Santander Leasing, Caixabank, Banco Popular y Banco Sabadell el convenio para la prórroga del acuerdo 'standstill'.

El grupo de ingeniería había iniciado negociaciones el año pasado con Bankia, BBVA, Caixabank, Popular, Sabadell y Santander sobre vencimientos de deuda y garantías comerciales. A principios del pasado mes de julio, la compañía suscribió un acuerdo de espera 'standstill' con estos bancos, que expiró el pasado 30 de septiembre.

Durante la vigencia de esta nueva prórroga, el grupo continuará desarrollando el proceso de negociación sobre vencimiento de deuda y garantías comerciales.

El plan de la banca incluye ampliar hasta el 15 de enero el periodo el acuerdo de suspensión del cobro de los débitos y sus intereses, vigente desde el 4 de julio; dar nuevos avales para facilitar nuevos contratos y una solución final para la firma.

La propuesta de los bancos es, por tanto, la de conceder un nuevo periodo de moratoria mientras se diseña la solución definitiva, que pasa por una ampliación de capital, capitalización de la deuda y entrada de nuevos inversores. Y otra condición más que pasa por un cambio en la gestión, con la salida del presidente, Ángel del Valle, investigado ahora por la Audiencia Nacional tras la querella de la Fiscalía Anticorrupción que le acusa de abonar 'mordidas' en Venezuela para obtener contratos.

Según los estatutos del grupo industrial, Del Valle estaría obligado a convocar un Consejo de Administración para poner su cargo a disposición del máximo órgano ejecutivo de la empresa y será éste el que decida si procede o no que el presidente continúe en su cargo, después de que el juez haya admitido a trámite la querella de Anticorrupción por presuntos delitos de corrupción internacional y blanqueo de capitales.

De forma paralela, Duro mantiene conversaciones con diversas entidades dentro de un proceso de búsqueda de un socio estratégico coordinado por la firma Rothschild. En principio, el fondo británico Bybrook mantiene su interés por entrar en el capital del grupo, así como grandes patrimonios familiares.

Duro Felguera tiene mucho camino por delante para remontar las pérdidas de 1,9 millones de euros registradas en el primer semestre del año, lo que supone elevar un 6% sus 'números rojos' frente al mismo periodo del ejercicio anterior.

Las ventas del grupo en el semestre ascendieron a 319,16 millones de euros, lo que supone una caída del 4,5% debido, principalmente, a la demora en el inicio de algunos proyectos en cartera, así como a la menor contratación en 2016 vinculada a su situación financiera.

Fotos

Vídeos