«Hay un mayor interés de las pymes asturianas por ampliar sus negocios»

«Hay un mayor interés de las pymes asturianas por ampliar sus negocios»
El director general de Caja Rural de Asturias, Fernando Martínez. / PIÑA
Fernando Martínez Rodríguez, director general de Caja Rural de Asturias

«Primamos la presencia física ante la banca digital, aunque no nos queda más remedio que apostar por este servicio como el resto de entidades»

Paloma Lamadrid
PALOMA LAMADRIDGijón

Caja Rural de Asturias presentará hoy a sus socios las cuentas del pasado ejercicio en la asamblea que tendrá lugar en Oviedo. Su director general, Fernando Martínez Rodríguez (Oviedo, 1953), desglosará las cifras más destacadas de una entidad que da empleo a 417 personas, trece más que el año pasado.

-¿Qué presentará hoy a los socios?

-Vamos a dar nuestra fotografía y la película de cómo se desarrolló el ejercicio 2017. De acuerdo a como estaba previsto, al final presentaremos unos números que mejoran a los de 2016. Entre los datos más significativos está el balance, que cerramos con 4.262 millones de activos totales medios, un 6,64% más que el año pasado. En cuanto a los recursos gestionados de clientes fueron 3.278 millones sobre los 3.040 que habíamos tenido en 2016. Respecto a la cuenta de resultados, cerramos el ejercicio en casi 28 millones.

-¿Cuál es el balance en lo que va de año?

-A 31 de mayo cerramos la inversión con un incremento del 102,75% sobre la misma fecha del año pasado. En recursos llegamos a los 3.324 millones, con lo que también conseguimos el presupuesto que teníamos previsto. En el resultado se cumple el presupuesto en cuanto al margen de intereses, gastos de explotación y resultado antes de impuestos: 2,9 millones más que la cifra presupuestada. Cerramos el mes de mayo con 17,5 millones. Dadas estas circunstancias, vamos a cumplir prácticamente con el presupuesto que tenemos establecido para el año, de modo que mejoraremos sobre un 10% el resultado que obtuvimos en 2017.

-¿Cuál es la estrategia de Caja Rural de Asturias tanto para captar nuevos clientes como para fidelizar a los que ya tiene?

-Una ventaja que tenemos frente a nuestros competidores es que somos la única entidad bancaria 100% asturiana. Lo siguiente es nuestro apego al terreno. Nuestra relación con el cliente es primordial. Primamos más la presencia física y el trato personal que la banca a distancia y digital. Aunque es algo por lo que no nos queda más remedio que ir apostando y en ello estamos invirtiendo, como el resto de las entidades. Con los márgenes de intereses cada vez más pequeños y con la cuenta de resultados que se estrecha y no hay por dónde sacar comisiones porque la gente cada vez se hace más reacia a pagar servicios, como no vayamos buscando alternativas a la presencia del cliente en la oficina malamente podremos mantener sucursales abiertas en sitios donde el volumen de negocio no da para mantener dos o tres puestos de trabajo.

-Hablando de digitalización, la entidad acaba de firmar un convenio de colaboración con Fundación CTIC para impulsar la industria 4.0.

-La empresa asturiana es nuestra segunda apuesta en importancia, no solo el cliente individual, sino las pymes de Asturias. Ahí es donde estamos volcando nuestros esfuerzos en colaboración con la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) y las Cámaras de Comercio. No hay proyecto que no sea estudiado en Caja Rural de Asturias y, por supuesto, todos aquellos solventes tienen acogida en nuestra entidad. Es más, estamos deseando que vengan con iniciativas, aunque también la competencia es muy dura. Por eso hay que ofrecer un servicio personalizado y muy acorde con lo que las empresas requieran.

-¿Percibe que las pymes demandan más financiación por la mejoría económica?

-Sí, por supuesto. Que estamos saliendo de la crisis es un hecho palpable y constatable por todos. De hecho, el índice de paro está descendiendo y el consumo, que es el principal motor de la economía, se anima. Se está produciendo un mayor interés por la pequeña y mediana empresa en ampliar su negocio. Se está impulsando, cada vez más, salir al exterior. Y nos queda explotar un poco más nuestro ámbito turístico y gastronómico, nuestro aspecto de paraíso natural, donde posiblemente habrá que hacer más esfuerzos para la profesionalización del sector.

-¿Qué le pide al nuevo Gobierno?

-Desde la banca pedimos que nos deje trabajar como hasta ahora han hecho todos los gobiernos. Puedo hablar por Caja Rural y decir que nunca nos hemos decantado ni por unos ni por otros. Hemos estado en armonía con aquellos que estaban gobernando. Así nos ha ido bien y siempre nos han tratado bien las distintas facciones políticas que gobernaron en Asturias y en cuanto al Ejecutivo español esperamos que lo hagan como se ha venido haciendo hasta la fecha. Y por supuesto vamos a esperar cien días a ver lo que va a depararnos el Gobierno actual.

-¿Nuevas herramientas como el 'blockchain' van a tener una aplicación efectiva en el sector bancario?

-Si tenemos que unir el 'blockchain' a la utilización de 'bitcoin' lo pongo en duda totalmente porque no sé qué hay detrás de algo que tiene unas fluctuaciones tan espectaculares como las que hemos visto en estos últimos seis meses. Los gobiernos están empezando a poner el foco en tratar de visualizar qué operaciones se están haciendo a través de estas monedas porque no deja de ser algo que está más en las cloacas de la economía que en la superficie. Apartando el 'blockchain', hay herramientas como el 'bizum', que es un pago entre personas sin intervenir una entidad bancaria, que hace tres años parecía imposible y ahora hay más de un millón y medio de personas en España que lo usan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos