Liberbank se dispara un 41% tras blindarla la CNMV frente a la especulación bajista

Una mujer entra en la oficina principal de Liberbank en Oviedo. / Á. PIÑA
Una mujer entra en la oficina principal de Liberbank en Oviedo. / Á. PIÑA

Tras los ataques sufridos por el Popular, el regulador prohíbe las ventas en corto durante un mes de las acciones de la entidad que dirige Manuel Menéndez

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

La lupa de los analistas financieros estaba puesta en la mañana de ayer en Liberbank. Poco antes de la apertura del parqué madrileño, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) emitía un comunicado para dar a conocer su decisión de prohibir de manera inmediata y durante un mes las ventas en corto y especulativas sobre la entidad.

Liberbank comenzó a cotizar a las 9.52 horas tras permanecer en subasta durante casi una hora al no casar las órdenes de compra y venta. La gran protagonista en el Mercado Continuo fue levantando cabeza poco a poco. Sus acciones partieron con un valor de 0,68 euros y al cierre de la sesión se dispararon un 41,18%, hasta los 0,96 euros, por lo que la capitalización del banco ha remontado hasta los 891 millones de euros. En total, se negociaron 23 millones de títulos, por 20,5 millones de euros.

La decisión de la CNMV obedece a la evolución de la cotización de Liberbank, que se dejó más del 40% de su valor en Bolsa en los últimos tres días, sin que hubiera ningún motivo real y objetivo para ello. Como explicaron los expertos bursátiles, el temor de los inversores a verse atrapados en una situación parecida a la del Banco Popular (donde sus accionistas han perdido el 100% de su inversión con la operación de venta por un euro al Santander) provocó una estampida en Liberbank, produciéndose un castigo sobredimensionado.

Los analistas reciben la medida con alivio y confían en que vuelva la cordura a los mercados

Ganar la diferencia

A grandes rasgos, las posiciones a corto son operaciones especulativas en las que esos inversores apuestan por que el valor va a bajar y toman prestados títulos que venden para luego devolverlos recomprando las acciones cuando han caído y ganando la diferencia.

La prohibición temporal llegaba ayer y no antes, según explicaban desde la CNMV, porque fue después de las bruscas caídas de las últimas sesiones cuando las autoridades pensaron que se daban las «circunstancias especiales» y la necesidad de proteger la estabilidad financiera que exige la normativa.

El organismo presidido por Sebastián Abella indicó que ha decidido actuar en el caso de Liberbank, aunque no lo hizo en Popular porque «no hay informaciones negativas difundidas por la entidad ni pendientes de difundir» que pudieran justificar esta especulación bursátil bajista. Desde el regulador bursátil destacan que no se tiene ningún elemento que apunte a problemas de liquidez en la entidad (Liberbank).

La CNMV mantuvo contactos a lo largo del pasado fin de semana con Liberbank y con la Autoridad Europea de Mercados de Valores (ESMA), que ayer emitió su opinión sobre la medida acordada por la CNMV considerando que es apropiada y proporcionada y que su duración está justificada.

La decisión de restringir las operaciones a corto llega después de que las acciones de Liberbank hayan perdido la mitad de su valor bursátil en apenas dos semanas, con fuertes descensos que, en el caso del pasado viernes, llegaron a representar minusvalías del 16% hasta situarse en los 0,68 euros por título. El propio grupo financiero tuvo que emitir un hecho relevante el pasado jueves en el que informaba sobre el cumplimiento de sus objetivos financieros -reducción de mora, venta de activos improductivos, plan de saneamiento, etc.- para evitar una caída mayor de sus títulos. Uno de sus grandes accionistas, el grupo Masaveu, salió a dar pruebas de confianza en el banco adquiriendo un nuevo paquete de acciones y lo mismo hizo el consejero delegado, Manuel Menéndez.

«Frenar la sangría»

La decisión de la CNMV de prohibir las ventas a corto en el valor durante un mes ha sido recibido con alivio por parte de los analistas. Desde Carax-AlphaValue calificaban de «exagerado» el castigo impuesto a Liberbank después de la venta de Popular a Santander.

«Esperemos que vuelva la cordura a los mercados. Dicha aberración podría pararse con la prohibición de los cortos por parte del regulador, algo que podría frenar la sangría. Apoyamos dicha medida», añade la firma de análisis.

Por su parte, Renta 4 sigue manteniendo una opinión positiva sobre el valor, apoyado por su estructura de capital y su posicionamiento dentro de sus áreas naturales de negocio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos