Liberbank modera sus caídas a la espera del dictamen de CNMV

Cierra la sesión con una bajada del 2,99% en la víspera de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores decida si levanta el veto a las ventas en corto

D. FERNÁNDEZ GIJÓN.

Liberbank espera por su segundo 'día D', después de que el pasado 12 de julio la Comisión del Mercado de Valores (CNMV) prolongara la prohibición de las ventas en corto, que había adoptado un mes antes para frenar el ataque de los especuladores que provocó el desplome de la entidad bancaria en la Bolsa. El plazo de este blindaje a las acciones finaliza mañana, por lo que se espera que al cierre de la sesión de hoy se comunique la decisión que adopte la CNMV.

Según fuentes de este organismo, si la Comisión Nacional del Mercado de Valores no emite al cierre de la sesión bursátil de hoy un comunicado, las acciones de Liberbank cotizarán sin prohibición alguna desde la apertura de la Bolsa del miércoles. O lo que es lo mismo, si se da este caso, el miércoles podrán realizarse de nuevo las ventas en corto.

A la espera de la decisión que tome el organismo regulador, Liberbank ha logrado moderar su caída en la Bolsa. Al cierre de la sesión de ayer, las acciones bajaron un 2,99% respecto a la cotización del pasado viernes, situándose su valor en 0,78 euros, dos céntimos por debajo que en la última sesión de la pasada semana. De esta forma, Liberbank arranca la semana con el precio de sus títulos a la baja, aunque con las caídas estabilizadas.

Los inversores, como recogieron los analistas en sus informes, ya preveían la bajada de estos títulos desde que el pasado miércoles Liberbank anunciara un plan para 800 millones en activos improductivos a la vez que propondrá a los accionistas en la próxima junta general, que se celebrará el 9 de octubre, una ampliación de capital por un importe de quinientos millones de euros. Una operación en la que sus accionistas de referencia ya han comunicado su intención de participar.

Al día siguiente de este anuncio, el jueves, las acciones de Liberbank se desplomaron. Durante la jornada llegaron a perder hasta el 30% de su valor, para recuperarse posteriormente hasta cerrar la sesión con una caída del 12,34%, con un precio de 0,85 euros. El viernes, las pérdidas continuaron, aunque la entidad bancaria logró amortiguar la caída de sus acciones, que cotizaron al final a ochenta céntimos, un 5,41% menos. La semana arranca con pérdidas por debajo del 3%.

Fotos

Vídeos