Liberbank no pujará por Banco Caixa Geral «salvo circunstancias excepcionalmente favorables»

Liberbank no pujará por Banco Caixa Geral «salvo circunstancias excepcionalmente favorables»
Manuel Menéndez, consejero delegado, y Pedro Rivero, presidente, durante la junta de ayer. / IÑAKI MARTÍNEZ

La entidad se centra en reducir sus activos dudosos y mejorar la rentabilidad de su negocio típico, así como reducir la mora al 3,5%

O. V. / AGENCIAS GIJÓN / MADRID.

Por encima de otros aspectos, el interés de los accionistas en la junta general de Liberbank celebrada ayer en Madrid se centraba en conocer las intenciones de su equipo de dirección para el portugués Banco Caixa Geral. El consejero delegado, Manuel Menéndez, fue claro en la respuesta y anunció que Liberbank no hará ninguna oferta vinculante por entidad, salvo que se den unas circunstancias «excepcionalmente favorables» para los intereses de los accionistas.

Ante la junta general de accionistas de Liberbank, y en respuesta a los dos únicos accionistas que hicieron preguntas, Menéndez explicó que sólo se plantearían esa adquisición si el precio fuera muy bueno, o si no requiriera más capital o si creara valor para el accionista «a corto plazo», algo que juzgó «poco probable». Preguntado por si la entidad tiene planes de integración con alguna otra corporación finanicera, Menéndez aseguró que «siempre estamos abiertos a considerar operaciones» que añadan valor para los accionistas de ambas partes, que tengan «fundamentos» positivos y «lógica» empresarial.

De momento, la entidad está centrada en cumplir sus objetivos, entre ellos continuar con la reducción de activos dudosos, mejorar rentabilidad del negocio típico y del banco, retomando la política de dividendos, con cargo a los resultados de 2018.

También dejó la puerta abierta a la posibilidad de destinar a la adquisición de acciones propias (autocartera) para su posterior amortización todo el capital de máxima calidad CET1 'fully loaded' que exceda del 12%, que sería su objetivo, igual que el de Bankia, que recientemente anunció que destinaría el exceso a dividendos.

Sin embargo, Manuel Menéndez dejó claro que la prioridad es acelerar los ajustes y las medidas estructurales de reducción de costes y aumento de la eficiencia que tiene en marcha, porque son acciones muy positivas para el futuro del banco.

Menéndez recordó en su intervención que la entidad ha multiplicado en 2017 sus esfuerzos para mejorar la calidad de sus activos y consolidar la mejora de la actividad comercial, principalmente de la cartera crediticia.

De esta forma, Liberbank logró reducir los riesgos dudosos y los activos adjudicados en 1.800 millones de euros en el último ejercicio, al tiempo que se elevaron las coberturas desde el 40 % hasta el 50 %, asumiendo dicho coste en las cuentas del ejercicio 2017.

En cuanto a los objetivos de la entidad, Menéndez destacó que quieren mantener los costes operativos asociados al tipo de negocio actual por debajo de 400 millones de euros, así como situar el ratio de mora en torno al 5% en 2018 y al 3,5% en 2019, frente al 20,1% de diciembre de 2015.

Los accionistas de Liberbank aprobaron todos los acuerdos contenidos en el orden del día de la junta, entre ellos la reducción a once miembros del consejo de administración tras la renuncia, comunicada ayer mismo a la CNMV, de tres de sus miembros. También se validó el nombramiento de David Vaamonde Juanatey como consejero externo dominical.

Asimismo, los accionistas dieron visto bueno a la fusión por absorción de Liberbank y el Banco de Castilla La Mancha, entidad a la que se traspasó el negocio de CCM (Caja de Castilla La Mancha) tras su intervención en marzo de 2009 y posterior adjudicación en subasta a la asturiana Cajastur.

Con un porcentaje del 61,17% del capital entre accionistas presentes y representados, la junta también ha aprobado las cuentas del ejercicio 2017, los informes de gestión, la remuneración de los consejeros y la reelección de Deloitte como auditor, entre otros asuntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos