«La reforma del impuesto de sucesiones de Andalucía es un parche temporal»

Álvaro López Castro. /  M. ROJAS
Álvaro López Castro. / M. ROJAS

Álvaro López Castro, impulsor de la plataforma contra este impuesto en Asturias, critica la medida e insiste en eliminarlo en todas las comunidades

C. G. / E. C. OVIEDO.

El abogado Álvaro López Castro (Oviedo, 1958) impulsor y portavoz de la plataforma ciudadana que reclama la supresión del impuesto de sucesiones, organización que ya ha reunido 180.000 firmas en Asturias, considera que la decisión de Andalucía -tras el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos- para reformar del Impuesto de Sucesiones y Donaciones que permitirá la casi eliminación de este gravamen y garantiza los presupuestos de 2018, es un «parche temporal».

El acuerdo sitúa el mínimo exento de padres a hijos en sucesiones en un millón por heredero lo que supondrá que el 95% de los andaluces no tenga que pagar este impuesto, según explica la agencia Efe. Para López Castro no es suficiente y defiende eliminar este impuesto en todo el territorio nacional. «Es un parche temporal porque dentro de 15 años la vida sube y los inmuebles valen más y un millón de euros no será lo que es ahora», explica. Además, asegura que las cifras que aportan desde Andalucía no concuerdan. Explica que si dicen que «con la reforma solo van a pagar el 5% de los andaluces, tienen que estar refiriéndose a un año porque si calculan que en 2016 han recaudado 440 millones de euros y con la medida van a recaudar 360 millones de euros, las cuentas a mí no me salen», remarca. Desde la plataforma que lidera desde hace un año y medio asegura que lo que hay que defender es «eliminar el impuesto porque en realidad uno ya ha pagado por eso». Y eso trabaja con todo el equipo. Según sus cálculos, tal y como está ahora la fiscalidad asturiana, la realidad es que «un asturiano paga 500 euros más al año en impuestos que cualquier otro español».

Según informa la agencia Efe, la reforma fiscal andaluza implica también incrementar las reducciones autonómicas ya existentes de las bases imponibles de contribuyentes herederos con discapacidad, con lo que el impacto para las arcas andaluzas de las tres medidas supondrá unos 90 millones de euros. La exención de un millón de euros por heredero es la línea roja que ponía Ciudadanos para alcanzar un acuerdo presupuestario similar al que se cerró con el PSOE para 2016 y 2017. La presidenta andaluza, Susana Díaz, destaca que ahora la Junta es la primera administración que garantiza sus cuentas para 2018, por lo que tiene «estabilidad y horizonte despejado» para que el próximo año sea «de crecimiento y recuperación de derechos», con la creación de empleo como prioridad. Díaz explicó que «ya no hay excusa» y defiende que con este mínimo exento se cumple lo que dijo en el Parlamento, que «lo pagarían los millonarios». El líder andaluz de Ciudadanos asegura que supone «certificado de muerte» de este gravamen y Andalucía «deja de ser» la comunidad en la que más impuestos se pagan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos