Qué supone un cambio de sede para el Banco Sabadell

Qué supone un cambio de sede para el Banco Sabadell

No implica cambios para clientes o trabajadores, pero sí en aspectos administrativos, burocráticos y contables

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Llegados a un caso extremo de vulneración de las leyes actuales, este cambio de domicilio social garantizará que el Banco Sabadell o CaixaBank siga estando bajo el paraguas de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), además de que el pago de impuestos de la sociedad se llevará a cabo en la ciudad que albergue la nueva sede del banco.

La decisión implica fundamentalmente aspectos administrativos, burocráticos y contables, y se podrá acometer "en 24 horas, si así se decide", tal y como explican fuentes del grupo bancario.

Pero, ¿qué consecuencias prácticas tendría? Para el cliente de a pie, ninguna. La operativa habitual de la entidad se mantendría como hasta ahora, incluido en los aspectos relacionados con su sede corporativa -que no jurídica- donde se seguirían concentrando todas las variables relacionadas con atención al cliente, gestión del riesgo, etc.

Jurídicamente el cambio sí es relevante, siempre que el conflicto catalán fuera a más y se dejara de aplicar la legalidad vigente. Para ello, el banco opta por el traslado y así asegurarse de que, al encontrarse ubicada oficialmente en un punto de España por el que no se teme su independencia, sigue bajo el auspicio del Banco de España y, por tanto, del Banco Central Europeo.

Además, los depósitos de todos los clientes los garantiza la matriz, con sede en Alicante o Madrid, a través del Fondo de Garantía de depósitos español, que cubre hasta en 100.000 euros por titular y cuenta bancaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos