El Banco de España admite que su actuación fue «insuficiente» para hacer frente a la crisis

Jaime Caruana en la comisión de investigación. / Efe

El gobernador del supervisor entre 200 y 2006, Jaime Caruana, carga contra los directivos de «algunas cajas» por tomar demasiados riesgos

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El que fuera gobernador del Banco de España durante los años del 'boom' económico, Jaime Caruana, ha admitido que la institución de la que él fue responsable entre 2000 y 2006 actuó con muchas iniciativas e incluso "algunas novedosas" para hacer frente a la crisis que iba a llegar un año después de su salida del supervisor, pero que eso "no fue suficiente" para evitar la recesión que sufrió el sistema económico y financiero años después.

Caruana, que ha intervenido en la comisión del Congreso en la que se investiga la crisis financiera y sus efectos, ha explicado que salió del Banco de España "con una cierta frustración" porque "se le podía haber hecho más caso" a las recomendaciones que dictaba la institución, pero "no preveía la brutal crisis de 2012". Lo que sí ha indicado el exgobernador es que las medidas tomadas por el Banco de España "sí contribuyeron a moderar el alcance de la crisis, aunque no evitaron el impacto final".

Entre esas medidas, se encontraba el sistema de provisiones que venía desarrollando la institución para que los bancos se reforzaran ante posibles contingencias, en un periodo de bonanza económica y de bajos tipos de interés que animó a todo el sector y la consiguiente "burbuja", ha indicado. Caruana ha afirmado que "la supervision era estricta". Aunque también ha admitido que "se relajaron los criterios de concesion de crédito en las banca". En cualquier caso, ha rechazado que sufriera "presiones" por parte de los Gobiernos durante los que combinó su mandato -el último de José María Aznar y el primero de José Luis Rodríguez Zapatero-.

Después de recordar que "las advertencias fueron constantes" a la banca y a los gobernantes durante su mandato, aunque ha admitido que nadie preveía lo que pasaría a partir de 2011, cuando los mercados se cerraron a España y la banca sufrió, así como el conjunto de la economía.

En este sentido, ha lanzado una crítica contra los responsables "de algunas cajas de ahorros" por la gestión que realizaron. "No todas las entidades se comportaron de la misma forma: algunas tomaron más riesgos, dependiendo de sus gestores y órganos de gobierno, cuya responsabilidad no puede ser sustituida por la actuación de ningún supervisor", ha afirmado durante su comparecencia ante los diputados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos