El Banco de España advierte de que el alza salarial de los funcionarios y mayores pensiones ponen en riesgo el déficit

Sede del Banco de España, en Madrid. / Afp

El supervisor recuerda que estas medidas deben ser compensadas por una reducción del gasto o una subida de impuestos para cumplir con la consolidación fiscal

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El Banco de España ha advertido de que medidas que incrementan el gasto público como el acuerdo entre Gobierno y sindicatos para elevar los salarios de los funcionarios o una revalorización superior al 0,25% de las pensiones «ponen en riesgo» el objetivo de déficit. Es más, en un mensaje que puede interpretarse que va dirigido al Ejecutivo, el organismo ha recordado en su informe de actualización de las previsiones macroeconómicas que estas medidas expansivas deben ser compensadas con ajustes del gasto o subidas de impuestos para cumplir la senda de estabilidad.

A falta de conocer el contenido completo de los Presupuestos, el supervisor ha empeorado una décima las previsiones de déficit. Así, estima que el desfase entre ingresos y gastos en 2018 será del 2,5% del PIB, tres décimas por encima de lo pactado con Bruselas y una décima más que su anterior proyección debido al impacto del acuerdo de revalorización salarial del 1,75% para este año de los empleados públicos. En 2019, el déficit se situará, según sus cálculos, en el 2,1% (ocho décimas por encima del objetivo) y que en 2020 cerrará en el 1,7%, frente al compromiso del 0,5%.

En este sentido, el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha recordado que la política expansiva puede tener un impacto positivo para el crecimiento en el corto plazo, pero tiene efectos «negativos» en el largo plazo. «La administración se puede permitir un incremento salarial de los funcionarios siempre que se reduzcan otros gastos o se incrementen los impuestos», ha afirmado Hernández de Cos.

Asimismo, el director general de Economía y Estadística ha alertado de que si los Presupuestos incluyen otros aumentos del gasto que no son compensados «las cifras de déficit serán todavía peores». Una referencia a la posible revalorización de las pensiones por encima del 0,25% como el Gobierno ha sugerido para las prestaciones mínimas y de viudedad. «Si se modifica el supuesto del 0,25% habría que tocar otros parámetros para compensar, ya sea por el lado del gasto o los ingresos», ha insistido Hernández de Cos.

Mejora del PIB

En cualquier caso, el Banco de España se ha mostrado optimista respecto a la evolución de la economía. De hecho, ha mejorado sus previsiones de PIB para 2018 en tres décimas hasta el 2,7%. Asimismo, ha elevado hasta el 2,3% la predicción para 2019 (dos décimas más) y una décima la de 2020 hasta el 2,1%. Un crecimiento «robusto» cimentado en la corrección de los desequilibrios macroeconómicos del sector exterior, a la reducción de la tasa de pago y a una política monetaria expansiva.

El avance de la economía se basa en la demanda nacional y en el buen comportamiento de la exportaciones, aunque el ritmo de las ventas se irá desacelerando. Asimismo, el Banco de España también justifica el alza de sus previsiones de PIB por la menor incertidumbre en Cataluña. Además, prevé que el ritmo de empleo se mantenga a buen ritmo y permita que la tasa de paro se reduzca hasta el 14,2% este año; al 12,6% en 2019 y al 11% en 2020.

Entre los riesgos externos que pueden afectar al crecimiento a medio plazo cita los episodios de tensiones financieras por una normalización más rápida de las políticas monetarias, es decir, de la subida de tipos. También el impacto de las políticas proteccionistas que está emprendiendo EE UU. En el ámbito interno, existe el peligro de un repunte de la incertidumbre sobre Cataluña. También una relajación de los esfuerzos de consolidación presupuestaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos