Belarmino Feito promete ser «una voz contundente y firme en defensa de los empresarios»

Belarmino Feito es felicitado a su llegada a la sede de la Federación Asturiana de Empresarios por María Calvo, presidenta de los promotores en CAC- Asprocon, en presencia de Montserrat Castrelo y del presidente de la patronal de la construcción, Ramón Montero.
Belarmino Feito es felicitado a su llegada a la sede de la Federación Asturiana de Empresarios por María Calvo, presidenta de los promotores en CAC- Asprocon, en presencia de Montserrat Castrelo y del presidente de la patronal de la construcción, Ramón Montero. / MARIO ROJAS

El fundador de Asturfeito, que como primer objetivo se marca fomentar el asociacionismo, se impuso con un 60% de los votos al impulsor del Grupo Baldajos, Alejandro Díaz

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

La patronal asturiana cerró ayer un ciclo de su historia con las elecciones que sirvieron para proclamar al octavo presidente desde su fundación en 1977. El fundador de Asturfeito, Belarmino Feito (Somiedo, 1965), se impuso de forma clara -por más de cien votos- al otro candidato, el impulsor del Grupo Baldajos, Alejandro Díaz, tras lograr 279 sufragios frente a los 172 de su rival, o lo que es lo mismo, un 60% de los apoyos por el 37% de su contrincante -hubo 5 votos en blanco y 3 nulos-.

Nada más ser proclamado de forma oficial como sucesor de Pedro Luis Fernández, también presidente de General de Alquiler de Maquinaria (GAM), Feito recordó que llega a la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) dispuesto a cambiar las cosas, con un proyecto nuevo «que apoyará a todas», y repitió, por si quedaba alguna duda, «a todas las empresas y asociaciones fomentando el asociacionismo para que sean representativas de su sector y hacer así una Fade más fuerte». De hecho, el primer objetivo que se ha marcado el nuevo presidente es, precisamente, apoyar a los colectivos sectoriales que se integran en la patronal. Por ello, nada más ser elegido, animó a todas las empresas y asociaciones a que participen en la federación y también instó a las compañías a integrarse en las agrupaciones de los distintos ámbitos económicos para conseguir «una Fade con una voz contundente y firme en defensa de los intereses de todos los empresarios asturianos».

Al contrario que su rival, que pertenecía a la anterior ejecutiva de la patronal, por lo tanto contaba con un proyecto continuista que abogaba por una presidencia colegiada, la apuesta de Feito es presidencialista. Quiere que Fade gane influencia en Asturias y tener una mayor presencia a la hora de representar los intereses de los empresarios. El fundador de Asturfeito recordó que, en verano, decidió dar un paso adelante con la idea de ser «un candidato de consenso» y para cambiar un modelo que desde empresas singulares y asociaciones le trasladaron que entendían como poco representativo. Finalmente, tuvo un rival en las urnas, Díaz, e incluso pudo tener un tercero. El gerente de Cartonajes Vir, Inaciu Iglesias, mostró su disposición a presentarse, aunque terminó retirándose de la carrera electoral y ofreció sus apoyos al propietario del Grupo Baldajos.

«Cientos de reuniones»

«Hemos recorrido un largo camino, con cientos de reuniones, conversaciones telefónicas y visitas. Todas ellas muy enriquecedoras para conocer en primera persona las debilidades, fortalezas y amenazas del tejido empresarial», señaló Feito sobre esta larga campaña electoral, que le ha permitido lograr «una visión en profundicad de la federación».

Sin embargo, antes de cambiar la patronal, «desde mañana mismo», el recién estrenado presidente de los empresarios asturianos tendrá otra tarea, la de configurar una nueva ejecutiva en la que espera «conformar un equipo más representativo» del entramado empresarial de la región, «sin descartar absolutamente a nadie», respondió ante la posibilidad de integrar a Alejandro Díaz o a algunos de los empresarios que le expresaron su apoyo. «Ahora llega el momento de trabajar sin prisa, pero sin pausa, con ilusión y con convencimiento; con el objetivo de que esta Fade sea un instrumento todavía más útil y eficaz para el tejido empresarial asturiano», aseguró, para prometer trabajar «sin descanso» para que las compañías asturianas ganen en competitividad y sean fuertes en el mercado global.

También apuntó que su presidencia se desarrollará desde «el respeto a los demás, teniendo en cuenta que el mayor activo de las empresas son las personas: empresarios, directivos y trabajadores». Por todo ello, pidió a todos los integrantes de la patronal «remar en la misma dirección» para alcanzar grandes metas. «Quiero que Fade ayude a consolidar la Asturias que queremos y, por supuesto, que podemos, sin crear falsos idealismos», subrayó también.

Feito, aprovechó la ocasión para agradecer los apoyos recibidos en estos meses, en especial los de la patronal del metal, Femetal, de la que es su vicepresidente, y también los de las personas que «de forma altruista» creyeron en su proyecto. Pero sus reconocimientos fueron más allá y los hizo extensivos al equipo de Asturfeito, que tiene toda su confianza, y en el que delegará para asumir esta nueva responsabilidad de «devolver a Asturias lo que Asturias me ha dado», y a su familia -en el acto estaban su hermano y uno de sus hijos, Pablo-, por la comprensión que ha tenido estos años hacia su carrera profesional. Además, agradeció al equipo saliente «el simple hecho de liderar Fade estos años en un acto de absoluta generosidad» y a Alejandro Díaz «por su predisposición a dedicar su tiempo a Fade y a todos los empresarios». Asimismo, subrayó el papel que ha tenido en todo el proceso el equipo de la patronal, con su director general, Alberto González a la cabeza.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos