«El 'blindaje' solo es necesario cuando hay ruidos en el mercado bursátil»

El presidente de Liberbank posa en uno de los salones de la residencia de La Granda. / MARIETA ÁLVAREZ
El presidente de Liberbank posa en uno de los salones de la residencia de La Granda. / MARIETA ÁLVAREZ

Pedro Rivero Torre, presidente de Liberbank, defiende «un nuevo sistema regulatorio» para evitar que se repitan casos de especulación a la baja como el ocurrido sobre Liberbank en junio

S. BAQUEDANO AVILÉS.

Ha participado en los procesos de reestructuración y reordenación del sector eléctrico español y en una jornada de los cursos de La Granda como la de ayer, dedicada a la transición energética, no podía faltar Pedro Rivero. Expresidente de la patronal eléctrica Unesa (2006-2010), fue también consejero de Red Eléctrica de España y Red Eléctrica de Telecomunicaciones, miembro del Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de Energía y del Comité Español del Consejo Mundial de la Energía, así como vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), entre otros cargos. Profesor mercantil por la Escuela de Comercio de Santander y Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid, es, además, miembro de la Real Academia de Doctores, y catedrático de Economía Financiera y Contabilidad por la Universidad Complutense. En su extenso currículo, este cántabro, natural de la localidad de Guarnizo, incluye también la presidencia no ejecutiva de Liberbank desde octubre de 2014.

-El 12 de septiembre concluirá la prórroga de la CNMV para prohibir las posiciones en corto sobre Liberbank, tras la brutal especulación sufrida en junio. ¿Será necesario ampliar el plazo de ese 'blindaje'?

-Eso no lo puede saber nadie. El 'blindaje' cumple una misión cuando hay ruidos en el mercado, pero no es necesario cuando los mercados están normalizados. Esperamos que de aquí al día 12 estén normalizados y, por lo tanto, no sea necesario. De lo contrario, las operaciones a corto no podrían hacerse nunca. Pero en estos mercados tan cambiantes, es difícil aventurar qué va a ocurrir.

«Lo más difícil de la transición energética es decidir qué hacemos con lo que tenemos»«No podemos prescindir de ninguna fuente, pero con las tecnologías adecuadas»

-¿Haría falta algún otro mecanismo para garantizar que no se repitan casos de especulación como el que hubo con la entidad?

-Los reguladores son los que está preocupados y con razón, y en general todo el sistema financiero. Tendrá que aclararse si esas operaciones son normales de mercado o no. Si lo son, todos tendremos que prepararnos para ellas y no habrá por qué hacer lo que llamamos coloquialmente 'blindaje', y esa es la gran decisión. En situaciones normales de mercado, como ha ocurrido durante mucho tiempo, no son lógicas y no se producen. Ahora bien, si esa va a ser una forma más de operar, tendrá que estar regulada de forma distinta. Haría falta un nuevo sistema regulatorio.

-Usted ha hablado en los cursos de La Granda sobre el modelo energético futuro. ¿Qué mensaje quiere que cale?

-Que hay que planificar el nuevo modelo, porque si no vendrá solo y de forma desordenada. Se conocen los objetivos que se persiguen, que son la descarbonización a partir de 2050, y eso obliga a sustituir aquello que no cumpla con esos requisitos y, al mismo tiempo, a adoptar las nuevas tecnologías que avanzan a un ritmo enorme. Todo eso requiere un consenso, basado en informes técnicos que establecen qué se espera, en qué plazos y qué hacer con lo que tenemos. Hace falta también conocer cómo se va a funcionar con ese nuevo modelo. Cómo el cliente va a incorporarse en la nueva gestión de la demanda, cómo afectará a la energía distribuida, etcétera. Lo más difícil es prepararse, la transición, y decidir qué hacemos con lo que tenemos.

-¿Es partidario de que en el nuevo modelo se establezca una reserva para el carbón?

-Claro. Puede haber todas las polémicas que se quiera pero si el objetivo es la descarbonización, la tecnología tendrá que hacer que el carbón cumpla con esos requisitos. No podemos prescindir de ninguna fuente, pero en la medida en que cumplan los requisitos ambientales con las tecnologías adecuadas. En el caso del carbón, con las de captura de CO2, por ejemplo.

-¿Está España a tiempo para llegar a 2050 con energías limpias?

-Las tecnologías van muy deprisa. Van a estar mucho antes que en 2050. El problema es desprendernos de lo que tenemos.

-¿Con qué nos vamos a encontrar en 2050?

-Fundamentalmente con energías renovables y con todas aquellas energías convencionales, como la nuclear si económicamente es viable, o con aquellas fuentes que las tecnologías la conviertan en competitivas. La que no sea renovable, no existirá. La nuclear, por ejemplo, si pasa de fusión a fisión, se convertirá en renovable.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos