Bruselas investiga las ayudas públicas de España al carbón

Un minero trabaja en una mina de carbón./Reuters
Un minero trabaja en una mina de carbón. / Reuters

El país ha concedido más de 440 millones de euros a catorce plantas desde su puesta en marcha en 2007

EUROPA PRESSBruselas

La Comisión Europea ha abierto este lunes una investigación en profundidad sobre el régimen de ayudas de España a centrales de carbón por reducir emisiones contaminantes, que ha concedido más de 440 millones de euros a catorce plantas desde su puesta en marcha en 2007, según ha informado en un comunicado.

Las autoridades españolas introdujeron ese año un sistema de incentivos para apoyar la instalación de nuevos filtros de óxido de azufre en centrales de carbón existentes para reducir las emisiones de este compuesto por debajo de determinados límites. En contrapartida, las centrales de carbón tienen derecho a recibir ayudas públicas relacionadas con el tamaño de la central durante un periodo de diez años.

Desde 2007 se han acogido a este esquema un total de catorce centrales de carbón, que han recibido más de 440 millones de euros en concepto de ayudas públicas. El plan prevé que se sigan realizando pagos hasta 2020 y actualmente doce plantas se siguen beneficiando del sistema de incentivos, según han explicado fuentes comunitarias.

En concreto, el Ejecutivo comunitario sospecha que los límites de emisión impuestos a los beneficiarios del régimen simplemente dieran cumplimiento a las normas obligatorias de la UE en materia medioambiental aplicables entonces a las centrales de carbón. De ser así, añade Bruselas, significaría que el régimen "no habría tenido, en realidad, ningún efecto incentivador".

Vulnerar un principio «fundamentado»

Además, la Comisión Europea cree que las ayudas podrían vulnerar un principio "fundamentado" de la legislación europea sobre ayudas de Estado por el cual los Estados miembros "no pueden conceder ayudas estatales a las empresas para que cumplan con las normas obligatorias de la UE en materia de medio ambiente".

El Ejecutivo comunitario ha remarcado que, de ser ciertas estas sospechas, el sistema de incentivos conferiría a las centrales de carbón una ventaja competitiva desleal con respecto a otras formas de producción de electricidad y a las centrales de carbón de otros países de la Unión Europea.

En cualquier caso, Bruselas ha señalado que la apertura de la investigación busca determinar si sus dudas iniciales están justificadas, al tiempo que ha añadido que "brinda a España y a terceros interesados la oportunidad de presentar sus observaciones, sin prejuicio del resultado de la investigación".

"Si contaminas, pagas; este es un principio largamente fundamentado en la legislación medioambiental de la UE. Creemos actualmente que este régimen español no incentivó a las centrales de carbón para que redujeran las perjudiciales emisiones de óxido de azufre. Por lo tanto, tememos que el apoyo dado a esas centrales de carbón les confirió una ventaja competitiva desleal. Ahora examinaremos esta cuestión con más detalle", ha apuntado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

La Comisión Europea ha anunciado esta investigación tres días después de confirmar que está analizando la compatibilidad del real decreto que el Gobierno quiere aprobar para evitar el cierre de centrales eléctricas con las normas europeas en materia energética.

Sin embargo, el Ejecutivo comunitario ha negado en una rueda de prensa que la decisión de este lunes esté relacionada con este hecho. "No, la decisión es sobre un esquema específico en España que hemos investigado en el curso de la investigación sobre mecanismos de capacidad", ha señalado el portavoz de Competencia, Ricardo Cardoso.

El Gobierno español se defiende

El Gobierno español ha defendido que el sistema de ayudas a las centrales de carbón por reducir emisiones contaminantes es "respetuoso" con las regulaciones europeas y no tenía la consideración de ayudas públicas cuando fue puesto en marcha, en 2007.

Fuentes del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital indicaron que estas ayudas se financian a cargo del sistema y no con presupuestos, subrayando que "no entraban en la definición de ayuda pública" cuando se constituyeron.

Asimismo, destacaron que el sistema de ayudas era "respetuoso" con las regulaciones de la UE y con las prácticas habituales en el momento en que se puso en marcha. Además, reiteraron que la Comisión Europea conoce este esquema, que ya está cerrado y termina en 2020, desde hace años y "nunca ha dicho nada hasta ahora".

No obstante, España está dispuesta a continuar el procedimiento para que se preserve la confianza legítima con la que se activó en su día, añadieron las mismas fuentes. España introdujo en 2007 un sistema de incentivos para apoyar la instalación de nuevos filtros de óxido de azufre en centrales de carbón existentes para reducir las emisiones de este compuesto por debajo de determinados límites.

En contrapartida, las centrales de carbón tenían derecho a recibir ayudas públicas relacionadas con el tamaño de la central durante un periodo de diez años. Desde que se puso en marcha, se han acogido a este esquema un total de catorce centrales de carbón, que han recibido más de 440 millones de euros en concepto de ayudas públicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos