Bybrook y cinco grandes patrimonios, a favor de aplicar el plan de la banca

Los potenciales inversores supeditan su entrada en la compañía a la salida de Del Valle y al acuerdo para refinanciar la deuda y reactivar los pedidos con avales

S. B. GIJÓN.

Acciona fue la primera compañía en descolgarse del proceso de negociación para entrar en Duro Felguera, tras firmar el acuerdo de confidencialidad y conocer las cuentas del grupo asturiano. Recientemente se autodescartó también Elecnor. A día de hoy, el fondo británico Bybrook y entre dos y cinco grandes patrimonios familiares -uno de ellos, asturiano- mantienen su interés por la compañía.

Entre los grandes patrimonios, más conocidos como 'family offices', suenan diversos nombres, como los Roig -el dueño de Mercadona y sus hermanos-; el empresario asturiano Blas Herrero, la familia Riberas, propietaria del grupo Gestamp, uno de los líderes mundiales en la fabricación y comercialización de componentes del automóvil, y otra conocida familia financiera asturiana. Todos ellos habrían firmado acuerdos de confidencialidad.

Tanto estas 'family offices' como el fondo Bybrook han supeditado su entrada en Duro Felguera a la salida de su presidente, Ángel Antonio del Valle, investigado por la Audiencia Nacional por los presuntos delitos de corrupción internacional y blanqueo de capitales. Según fuentes conocedoras del proceso, «ninguna firma está dispuesta a apostar» por Duro mientras se mantenga su actual gestor. Y no solo por una cuestión de prestigio o riesgo reputacional, sino también porque la ley estadounidense y las normas de 'compliance' de las grandes empresas vetan las contrataciones con firmas investigadas por corrupción.

Además, los potenciales inversores solo ven atractiva su entrada en el grupo si se logra un acuerdo con la banca acreedora para refinanciar la deuda y reactivar con avales la empresa, y el plan de las entidades financieras pasa por el cese del Del Valle, con lo que tantos los primeros como los segundos apuntan hacia el mismo objetivo. Sin embargo, el presidente de Duro Felguera tiene su propio plan. Del Valle confía en que la ampliación de la tregua bancaria o 'stand still', pendiente solo de la adhesión antes del 26 de octubre de Banco Cooperativo Español y Liberbank, le dará tiempo -al menos hasta el 15 de enero- para cobrar parte de lo que se les debe en algunos de los proyectos ejecutados en Argentina, India o Australia, que suman impagos por 492 millones. Solo una cuantía de ingresos superior a los 200 millones acallaría la deuda de la banca acreedora.

El presidente de Duro tampoco descarta acuerdos estratégicos con multinacionales extranjeras y confía en contar con una cartera de negocio con proyectos valorados en más de 5.000 millones de euros y que garantizarían los puestos de trabajo durante, al menos, seis años.

En cualquier caso, Del Valle ya hizo saber en el último Consejo de Administración, celebrado hace dos semanas, que su posición es favorable a la de abocar a la ingeniería asturiana a un concurso de acreedores.

Según pudo conocer este periódico, sobre la mesa del secretario del Consejo de Administración, Secundino Felgueroso, está la Ley de Procedimiento Concursal, una opción que no comparten ni la mayoría de los directivos de la empresa ni Miguel Zorita, asesor del máximo órgano ejecutivo del grupo.

Fotos

Vídeos