«El calentamiento global podría hundir Bangladesh si no se ponen medidas»

Eduardo González.
Eduardo González. / P. UCHA

La Oficina Española de Cambio Climático anuncia un Pacto de Estado por la Energía para finales de 2018

S. B. AVILÉS.

El mar crece entre 2 y 3 milímetros de media al año de forma constante. Si no se pone remedio al calentamiento global del planeta, en «el peor escenario posible», los países con cotas muy bajas se verán afectados por la subida del agua. Algunos, como parte de Bangladesh y las islas del Pacífico podrían llegar a hundirse, a desaparecer. El mensaje no pretende ser alarmista, sino llamar la atención sobre «una problemática que afecta a todos, porque el cambio climático tiene impacto sobre la gente y deriva en migraciones», según expuso Eduardo González Fernández, subdirector general de Coordinación de Acciones frente al Cambio Climático de la Oficina Española creada para tal fin, que ayer participó en los Cursos de la Granda.

Los Países Bajos también pueden dar lecciones sobre este asunto. Con un ascenso de sólo cinco metros sobre el nivel del mar, su territorio se vería invadido por el agua de forma inmediata. Una gran parte del territorio neerlandés se encuentra bajo el nivel del mar, protegido por una gigantesca infraestructura de diques, dunas, esclusas y presas que impide que el Mar del Norte invada las tierras ganadas al mar. Si el nivel del agua subiera cinco metros y superara las barreras de contención, casi la mitad del territorio del país quedará sumergido. Amsterdam, Rotterdam o La Haya sufrirían inundaciones permanentes. Otros países se verían seriamente afectados. Hamburgo y Bremen en Alemania, Amberes y toda la costa belga o Dunquerke y Burdeos, en Francia, también se inundarían. En España el agua borraría pueblos al sur de Barcelona, Huelva y una parte significativa de la provincia de Cádiz, según los expertos.

Para conocer cómo afectaría una subida el mar a Asturias, el responsable de la Oficina España de Cambio Climático aludió a un estudio «pionero» realizado hace dos años fruto de un convenio entre el Gobierno del Principado, el Ministerio de Medio Ambiente y el Instituto Hidrálico de Cantabria, que analiza posibles escenarios e impactos del cambio climático en la costa asturiana.

Por otra parte, González anunció que a finales de 2018 habrá un pacto de Estado por la Energía, como viene reclamando el Gobierno del Principado. A su juicio, es necesario el «mayor consenso político y social» para generar confianza y facilitar las inversiones empresariales.

En su ponencia en los Cursos de La Granda, el subdirector de la Oficina España de Cambio Climático se refirió al nuevo récord alcanzado en 2016 de aumento de la temperatura media del Planeta y dijo que el impacto del calentamiento global será un «fenómeno no reversible» y que «lo que se haga de aquí a cien años no tendrá vuelta atrás». El peor escenario conllevaría, avisó, temperaturas de entre cuatro y seis grados por encima de las actuales y supondría sequías, tiempos extremos y subidas el nivel del mar.

En la consecución de los acuerdos de París -reducir emisiones y mejorar la eficiencia energética- afirmó que España «va bien» para lcumplir los objetivos de 2020. En cambio, para los de 2030 deberá implementar medidas. Se refirió, por ejemplo, a la necesidad de avanzar en la movilidad eléctrica y a la reducción del consumo energético gracias a la rehabilitación de edificios.

Fotos

Vídeos