Cañete reclama una «planificación integral con objetivos ambiciosos» al Gobierno

O. V. GIJÓN.

Mientras en Barcelona Nadal se bregaba con las eléctricas, en la Comisión para el estudio del cambio climático del Congreso de los Diputados el comisario europeo de Acción por el Clima y de Energía, el popular español Miguel Arias Cañete, reclamó al Gobierno del que forma parte Nadal que ponga en marcha una «planificación integral de la transición energética que incumba a distintos ministerios y que tenga objetivos ambiciosos».

Cañete se refería así a las metas de descarbonización de la economía que plantea Europa, pero él mismo reconoció que hay diferencias entre los diversos niveles institucionales, pues si el Parlamento Europeo fija en un 35% el objetivo de uso de fuentes renovables de energía, «en el Consejo Europe está en el 27%» para el año 2030. «¿Dónde nos quedaremos? -inquirió el comisario, y se respondió- Yo soy el amigable componedor de esta operación. Piensen ustedes que estoy por la ambición, pero también por el acuerdo, porque sin acuerdo no hay política. Tenemos que conseguir una norma que sea vinculante y que inspire los planes nacionales de energía y clima».

En esta línea, subrayó que llegar al 30% de renovables y conseguir mejorar en un 30% la eficiencia energética supondría una reducción de emisiones del 43%, que estaría por encima del 40% que se ha marcado la Unión Europea como objetivo. Para ello, «necesito que todos los países tengan objetivos ambiciosos, que sumen para conseguir los objetivos europeos. Y que todos los países hagan esfuerzos».

España cumple en renovables

Pesea la polémica abierta entre Gobierno y empresas, Arias Cañete sí que indicó que España «está cumpliendo los objetivos de renovables que se trazaron para 2020» y anotó que «incluso está por encima de la senda de cumplimiento», dado que el país tenía que cumplir el desarrollo de un 20% de renovables para 2020 y en 2016 ya se situaba «por encima del 17%» de generación eléctrica a partir de fuentes renovables. Por ello, el comisario reconoció que «hay otros países con más dificultades para cumplir».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos