La cesta navideña mantiene los precios del año pasado

Al corte, el precio de la merluza alcanza los 18 euros. /
Al corte, el precio de la merluza alcanza los 18 euros.

Solo algunos pescados como el rey o el besugo han empezado a encarecerse en estas fechas debido a la cercanía de las fiestas

AIDA COLLADO GIJÓN.

No hace falta ser un experto consumidor ni ocuparse de hacer a diario la compra familiar para darse cuenta de que a medida de que se acerca la Navidad el precio de la cesta tiende a subir. Ese patrón, que se repite año tras año, no quiere decir que se encarezcan todos los productos. El pan, la leche, los huevos... y otros muchos alimentos básicos suelen mantenerse estables al margen de celebraciones religiosas o paganas. Pero otros, los considerados manjares, los que aportan calidad a una mesa en torno a la que se reúnen familiares y amigos y para la que se reservan las mejores viandas, se encarecen. Esta norma, no escrita pero asumida, parece que se cumplirá también este año. Sin embargo, a día de hoy, los precios se mueven en unos niveles muy similares a los del año pasado por estas fechas. Solo algunos pescados, como el rey, que ya alcanza los 46 euros en el mercado, o el besugo (41 euros) han comenzado ya la escalada, al igual que el rape. Aunque de momento lo han hecho de una forma muy sutil y «poco a poco, un euro o dos por encima de lo normal».

Además, cada ejercicio tiene sus particularidades. Un ejemplo: un año en el que la cosecha de almendra sea pésima puede encarecer el precio de la tableta de turrón. Pero, normalmente, las subidas se concentran en la pescadería. En esta ocasión todo apunta a que la escasez de quisquilla se convertirá en un problema para la cartera de los incondicionales del aclamado crustáceo. También hay poco pulpo, pero hasta ayer este contratiempo no se había dejado notar en los precios. Hay quien, para evitar las pesadillas y los desvelos en las vísperas de las fiestas implorando una buena faena, se lanza a comprar y congelar con semanas de antelación, por el bien de la economía familiar. La carne, defienden quienes la trabajan, se mantiene «más estable» y las subidas previstas no son demasiado reseñables. Otra cosa es que triunfen los cortes más exclusivos y se vendan menos filetes y más solomillo, entrecot o cordero lechal.

Hay otros alimentos, como la piña o las cerezas, muy populares en los postres navideños, que a estas alturas han de importarse y, no queda otra, pagar más caro. Por lo demás, los precios de la cesta son como los colores. Para todos los gustos, dependiendo de la calidad y los caprichos que cada uno pueda o quiera permitirse. La oferta, eso sí, cada vez es mayor.

La escasez de quisquilla hace prever que el coste del aclamado crustáceo será más elevado

En Asturias, más barato

Según el último informe del Observatorio Regional elaborado por el grupo de investigación de la Universidad de Oviedo Regiolab, la cesta de la compra de los hogares asturianos, en lo que se refiere a los productos alimenticios es, en general, menos costosa que la media de España. Prácticamente todas las categorías estudiadas, con la excepción de los productos cárnicos, tienen un menor coste unitario en Asturias comparado con la media nacional.

Analizando las diferencias internas dentro de Asturias, los costes unitarios registrados para los hogares ovetenses son ligeramente superiores a los de Gijón, salvo contadas excepciones, y en el caso de ambas ciudades son en general más altos que los que se observan en otros municipios asturianos. Estas diferencias en los costes por unidad de producto se traducen en diferencias en el precio de la cesta de la compra de los hogares.

El documento añade, realizando de nuevo comparaciones internas dentro del propio Principado, que si se atiende a los costes estimados para alcanzar el mismo nivel de satisfacción, los de los municipios de Oviedo y Gijón son similares a los del resto de concejos para los hogares con menores costes, pero en la parte central y alta de la distribución estas diferencias se acentúan notablemente. Así, para el caso de los hogares en los que se estiman menores costes la diferencia entre Oviedo, Gijón y el resto de Asturias es prácticamente inexistente, pero puede llegar a más del 10% para aquellos hogares con mayores niveles de gasto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos