«Los ciberataques nos recuerdan la necesidad de actualizar los sistemas»

César Cernuda es el español con mayor responsabilidad en Microsoft. / JOSÉ RAMÓN LADRA
César Cernuda es el español con mayor responsabilidad en Microsoft. / JOSÉ RAMÓN LADRA

César Cernuda Presidente de Microsoft para América Latina«Hay que pensar de forma más global y salir a competir, y lo bueno es que con la tecnología de hoy las empresas pequeñas ya son grandes»

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

Le gusta mucha correr y comienza la jornada con un poco de ejercicio «para llenarme de energía». Luego, ya en la compañía, dedica buena parte de la jornada a escuchar. Disfruta, dice, «aprendiendo de los demás», de su equipo, de los colaboradores, clientes y socios. También lee todo lo que puede y se empapa de la actualidad en las redes sociales, que le han dado «otra oportunidad de escuchar al mercado». Cuando no viaja y se queda en Florida, procura sacar tiempo para su mujer y sus dos hijas. Pese a haber nacido en Tampico (México), el presidente de Microsoft para América Latina y vicepresidente corporativo del grupo es hijo y nieto de luarqueses y se sigue «inspirando» en Asturias, «mis raíces», donde procura venir una vez al año. El próximo viernes estará en Gijón, en el Fórum que organiza EL COMERCIO.

-Microsoft ha sido reconocida por diversas consultoras como la mejor empresa para trabajar del mundo. ¿Lo percibe así?

-Definitivamente. Algo que en lo personal valoro mucho, es saber que estoy rodeado de personas comprometidas. Diversos estudios han demostrado que hoy en día, los 'millennials' prefieren trabajar para compañías con un marcado compromiso social y en Microsoft lo tenemos muy claro: nuestra misión es ayudar a las personas y a las empresas para conseguir más cosas o hacerlas mejor.

«La transformación digital es un motor poderoso para generar un cambio social» «Las tiendas 'online' que ofrecen libros físicos venden hoy más que nunca» «La revolución verdadera será lograr que la tecnología sea invisible»

-Usted es el español con el puesto de mayor peso estratégico dentro de Microsoft, así como el primero en ocupar una vicepresidencia corporativa en la historia de la compañía. ¿Le pesa esa responsabilidad?

-Ha sido un gran honor tener la oportunidad de liderar una región con tal potencial. Entré en esta etapa de mi carrera profesional para aportar lo que aprendí durante mi tiempo en Asia Pacífico, y no puedo más que estar agradecido a la compañía por haberme dado esta gran oportunidad.

-Hace un año, con su nombramiento le encomendaron la tarea de acelerar los proyectos de transformación digital en Latinoamérica. ¿En qué fase se encuentra actualmente?

-La transformación digital es ya una realidad en Latinoamérica. Más de la mitad de la población en la región está conectada a Internet y la penetración de banda ancha sigue creciendo. Estamos viendo un crecimiento exponencial en el número de personas, aplicaciones y dispositivos conectados, impulsado por la nube y los servicios ofrecidos a través de la misma. Estoy convencido de que la transformación digital es un motor poderoso para generar cambio social en la región y estamos trabajando para que eso suceda. Sin embargo, todavía tenemos camino por recorrer para lograr que llegue a todos los rincones. Lo que sí he notado desde que regresé a la región, es que nuestros clientes nos ven como un Microsoft diferente y un referente de transformación.

-En España se habla mucho de la cuarta revolución digital, pero da la sensación de que no acabamos de creérnosla. ¿Están preparadas las empresas para esta transformación?

-España es un país con gran talento y muchas oportunidades. Creo que las empresas españolas tienen los mismos retos que las de otros países. En primer lugar, se requieren personas con la experiencia y capacidad suficiente, con las habilidades adecuadas. Por otro lado, tener confianza en la tecnología que usan y apostar por la innovación. Sin la confianza, no podrán aprovechar tendencias como la nube, el IoT y la Inteligencia Artificial. Por otro lado, creo que deben pensar de forma más global y salir a competir en otros mercados. Lo bueno es que, con la tecnología de hoy, las empresas pequeñas ya son grandes.

-¿Echa en falta más apoyo o implicación por parte de las Administraciones en esta transformación? -La transformación digital está ligada al desarrollo económico de América Latina. Los líderes gubernamentales lo tienen cada vez más presente y están trabajando en conjunto con la iniciativa privada para promoverla. Si bien es cierto que en la región la innovación digital se encuentra aún limitada por retos como el desafiante entorno sociopolítico y económico, se están realizando esfuerzos de colaboración para promover la transformación digital.

-Cada vez más escolares estudian con dispositivos móviles en lugar de libros. ¿El papel está destinado a desaparecer?

-Es difícil predecir el futuro, pero lo que sí sabemos es que los jóvenes aprenden hoy de formas distintas. Hoy, el tema no es el medio donde se plasman las historias, sino la calidad de éstas. En el caso de los materiales de texto y de consulta tal vez desaparezcan, debido a que las plataformas digitales son más atractivas para el aprendizaje. Sin embargo, en la actualidad las tiendas 'online' que ofrecen libros físicos venden más que nunca y la compra de discos de vinilo dejó de ser solo para los audiófilos. En el caso particular de los libros, considero que nunca desaparecerán, porque conllevan una experiencia, del mismo modo que los contenidos digitales conllevan otra totalmente diferente, y ambas pueden coexistir y complementarse.

-Hoy en día se almacena todo en la nube. ¿Está segura 100% esa información?

-Desde hace 16 años, cuando los problemas de seguridad amenazaban la confiabilidad de los productos de software, como compañía nos replanteamos las estrategias en torno al desarrollo de servicios tan disponibles, confiables y seguros como la electricidad, el agua y la telefonía. Hoy el avance ha sido enorme, y podemos decir que Microsoft es una empresa de seguridad informática que tiene en su ADN el proteger la información de todos sus clientes. Del lado de los usuarios, si se lleva una vida digital con hábitos seguros las probabilidades de sufrir un ataque en nuestra información son mínimas. Proteger, detectar y responder son acciones clave para cuidar nuestra vida en línea. Si la protección es la adecuada los riesgos son los menores.

-A mediados de mayo ocurrió el mayor ataque cibernético de la historia. Esta misma semana se produjo otro. ¿Se ha aprendido alguna lección?

-Lo sucedido pone en evidencia cómo la seguridad cibernética se ha convertido en una responsabilidad compartida entre las empresas de tecnología y los usuarios y clientes. En la medida que los criminales cibernéticos se vuelven más sofisticados, no hay manera de que los usuarios se protejan por sí mismos contra las amenazas a menos que actualicen sus sistemas. Por otro lado, algunos clientes literalmente están enfrentando los problemas del presente con herramientas del pasado. Este ataque es un poderoso recordatorio de que conceptos básicos de la tecnología de la información, como mantener los ordenadores actualizados y protegidos es una gran responsabilidad que se encuentra en manos de todos. En Microsoft nos tomamos muy en serio este compromiso e invertimos mil millones de dólares al año en asegurar la seguridad de la información de nuestros clientes.

-En la era del Facebook, Twitter, Instagram... ¿No hay demasiada sobreexposición?

-No considero que la sobreexposición sea un problema, pero sí reitero que, hoy más que nunca, la confianza en que la tecnología que usas proteja tu privacidad es clave.

Inteligencia artificial

-¿Qué queda por inventar en Microsoft?, ¿Algún proyecto que nos vaya a sorprender próximamente?

-Definitivamente, los ejes de la innovación en materia de tecnología son y serán en los próximos años la Inteligencia Artificial y la Realidad Mixta. Hoy en día, la tecnología está ya en todas partes, pero cada vez será más invisible. Los ordenadores, tabletas, teléfonos, relojes, cámaras, etcétera, nos rodean ya en el presente, pero la revolución verdadera y más grande que veremos en el futuro tendrá que ver con lograr que la tecnología sea 'invisible'. Cada vez más, la tecnología nos envolverá de una manera natural, no invasiva. Hablamos de capacidades nunca antes vistas, que, de manera menos intrusiva, ayudarán a solucionar un número de problemas cada vez mayor.

-¿No le da cierto vértigo que la tecnología avance tan rápido?

-Al contrario. Nuestra misión es habilitar a las personas y a las organizaciones a lograr más, y creemos que para lograr eso la tecnología es clave. Mientras más evolucionen las tecnologías, podemos imaginar un futuro mejor, en el que podamos generar un impacto más grande y ayudar a resolver desde los desafíos de todos los días, de manera que alcancemos una mejor calidad de vida, hasta los más grandes problemas de la humanidad.

-¿Cómo percibe la transformación digital en Asturias?

-Las empresas asturianas tienen muy buen nivel de adopción de tecnología. Esto las coloca en una excelente posición de partida para la puesta en marcha de proyectos de transformación digital con el objetivo de mejorar la relación con sus clientes, aumentar la productividad, optimizar sus procesos y desarrollar nuevos productos y servicios innovadores. Sin duda, la tecnología 'cloud' es el habilitador que permitirá a las empresas aumentar su competitividad en un mercado global.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos