«El cierre de Lada tendría impacto sobre toda la estructura económica de Asturias»

El consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, observa la plaza de España, en Oviedo, desde su despacho. / PABLO LORENZANA
El consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, observa la plaza de España, en Oviedo, desde su despacho. / PABLO LORENZANA

Isaac Pola, Consejero de Empleo, Industria y Turismo del Gobierno del Principado: «Nos estamos preparando para cuando la evolución tecnológica permita el aprovechamiento eólico marino y de las olas del Cantábrico»

SUSANA BAQUEDANO OVIEDO.

La intención de Iberdrola de cerrar las centrales térmicas de Lada, en Langreo, y Velilla, en Palencia, se ha encontrado con el frontal rechazo en Asturias del Gobierno del Principado, los partidos políticos (PSOE, IU, PP y Foro) y los agentes sociales (UGT, CC OO y Fade). El consejero de Empleo, Industria y Empleo, Isaac Pola, que accedió al cargo el pasado mes de mayo procedente de la Dirección de Energía y Minas, ha salido al ruedo para lidiar un asunto que conoce en profundidad. Advierte de que dar de baja la planta de carbón asturiana «tendría impacto sobre toda la estructura económica» de la región.

-¿Qué escenario de generación eléctrica se está preparando para la Asturias de 2030, cuando haya que cerrar térmicas?

-Los objetivos de participación de renovables y reducción de emisiones de CO2 que se vienen diseñando en el ámbito europeo van a condicionar la conveniencia o no de la participación de las distintas modalidades de generación. Que en 2030 no habrá térmicas no está escrito, pero sí deberán ser muy poco contaminantes.

-¿Existe ya una tecnología que garantice las mínimas emisiones?

-Puede ser posible y la que no hay está en desarrollo. La tecnología evoluciona para bien, mejorando su comportamiento ambiental.

-Aparte del empleo de la central de Lada, hay mucho más en juego.

-Así es. El cierre de Lada afectaría a los 200 puestos de trabajo, entre directos y de contratas, además de a otros numerosos empleos de empresas de servicios, de transporte y de logística portuaria -la central se alimenta del carbón que viene de El Musel-. Tendría impacto sobre toda la estructura económica de Asturias. Afectaría a nuestro 'mix' de generación. El 50% de la potencia instalada en nuestra región es termoeléctrico y genera entre el 60% y el 75% del total. Asturias tiene un pasado, un presente y una vocación industrial, que supone el 21% del PIB. Y en él se incluye la aportación del sector de generación eléctrica. Por otra parte, nuestros objetivos en materia de emisiones se ven muy marcados por la generación con carbón. Circunscribir el cierre de Lada solo a su plantilla, como hizo el presidente de Iberdrola diciendo que ya está solucionado el problema con recolocaciones, me parece una visión muy limitada del asunto.

-También han advertido de la subida de la tarifa.

-Claro, ahí iba. Sería otra gravísima implicación del cierre de Lada. Asturias es la región más electrodependiente del país porque tenemos localizadas aquí las empresas más electrointensivas, que constituyen el corazón industrial de la región y que resultan especialmente sensibles al precio de la energía, sobre todo eléctrica. Consultamos al Ministerio cómo podría afectar el supuesto cierre de Lada y Velilla a la tarifa y técnicamente se calculó que sin ambas centrales, en estos dos últimos años habría aumentado el precio en unos 0,38 euros por megavatio/hora, es decir, un incremento relevante.

-Sin embargo, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, dice que acabar con el carbón bajaría el precio de la luz.

-Respeto todas las opiniones, pero la que yo estoy dando es la del Gobierno del Principado y no viene soportada en una mera apreciación, sino en un hecho objetivo y en informes que hicieron grandes consultoras tras la cumbre de París. Todos coinciden en que prescindir de forma prematura de alguna tecnología de generación plantearía graves efectos sobre la eficiencia económica del proceso y posibles afecciones a la seguridad y calidad del suministro. Por eso, nosotros defendemos la transición, no la revolución, y un equilibrio de todos esos factores.

-En este asunto sí están del lado del Gobierno central.

-En este caso, sí.

-También apoyan la propuesta de real decreto sobre las térmicas.

-Hemos mostrado nuestro apoyo sin ambigüedad. Una central no puede cerrarse cuando a uno le dé la gana. Con este real decreto se incorpora un motivo más para denegar el cierre unilateral. Si ese cierre va en contra de la planificación energética o climática o afecta de forma negativa al precio final de la energía eléctrica, es razonable que el Gobierno lo prohíba, pero sí facilitaría su venta a otra empresa.

-En la izquierda se perciben diferentes puntos de vista. ¿Cómo va haber así un frente común en Asturias por el carbón?

-Hay opiniones dispares. Obviamente no podemos imponer la unidad de pensamiento. Nuestra visión es compartida por los sindicatos mayoritarios, la patronal y buena parte de colectivos sociales. Es una visión apegada a la realidad y al estado de las cosas en este momento.

-¿Qué capacidad de renovables tiene Asturias y hacia dónde se encamina?

-Tenemos potencial en biomasa y en generación eólica terrestre, pero las renovables son recursos que, tristemente, no están ni homogénea ni infinitamente distribuidos por el territorio. Nos estamos preparando para cuando la evolución tecnología nos permita el aprovechamiento de otros recursos, como las olas del mar y la eólica marina. Y el sol ya sabemos que en Asturias no es abundante. En este proceso de transición energética, aparte del 'mix' de generación, también es importante trabajar otros aspectos, como la movilidad eléctrica y la climatización de edificios.

-¿Y la nuclear? ¿Se lo han planteado alguna vez?

-En un escenario hipotético. La tecnología nuclear está circunscrita a lo que hay ahora, y con un futuro que está por ver. No se contempla esa posibilidad ni a nivel estatal ni autonómico.

-¿Para cuándo la regasificadora de El Musel?

-Es un proceso largo. En este momento, la oportunidad de poner en servicio la regasificadora pasa por las nuevas funcionalidades, como el 'bunkering' o el almacenamiento.

-¿En qué fase se está ahora?

-Desde junio de este año están en proceso un conjunto de disposiciones que afectan a la posibilidad de levantar un anterior decreto de 2012 que prohibía nuevas autorizaciones en el sistema gasista y, por otra parte, regulará los peajes que reconocerán esas nuevas funciones que dije. El Ministerio de Energía mantiene la previsión de que el decreto se apruebe a finales de este mes.

-Usted dijo que la subasta de interrumpibilidad incorporará mejoras para las firmas electrointensivas.

-Va a haber cambios y espero que esos cambios concluyan en mejoras. La semana del 18 al 22 de diciembre se aprobará la subasta de transición, hasta mayo, y en ese periodo se cambiará el esquema. Se pretenden incorporar ventajas para los consumidores electrointensivos en el ámbito de los peajes y en el de las compensaciones fiscales.

Puedes leer la entrevista al completo en la edición impresa de El Comercio y en Kiosko y Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos