Las compras al contado suponen ya el 40% de las operaciones inmobiliarias

Un viandante observa las ofertas de venta de pisos en una inmobiliaria de Gijón.
Un viandante observa las ofertas de venta de pisos en una inmobiliaria de Gijón. / P. UCHA

Gijón y otras zonas de la costa acaparan la demanda de segunda residencia y la vivienda de reposición anima la comercialización en Oviedo

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

La compraventa de segunda residencia está animando el mercado inmobiliario en Asturias. La Asociación Inmobiliaria de Asturias (Asocias), que aglutina a 27 inmobiliarias de Gijón, Oviedo y Villaviciosa, cifra entre un 20 y un 30% el repunte de operaciones en el primer trimestre del año respecto a 2016. Lo más llamativo es que el 40% de las adquisiciones se están realizando al contado.

«Clientes procedentes de Madrid, País Vasco o Castilla y León vienen a Asturias en busca de una segunda residencia de entre 100 y 150.000 euros. Demandan, sobre todo, vistas o cercanía al mar. En Gijón, el barrio de La Arena, Marqués de Casa Valdés o la plazuela de San Miguel son las zonas más solicitadas. Vienen con el dinero en la mano. No necesitan financiación bancaria», explica Katia Domingo, presidenta de Asocias. Como ejemplo de ello cita las dos últimas ventas de pisos situados en La Arena y en el centro, por 200.000 euros cada uno, a sendas familias del País Vasco.

En el Principado, repuntan las ventas, pero no los precios, y la vivienda de segunda mano acapara el 90% de las adquisiciones. «En Asturias seguimos teniendo mucha más oferta que demanda y un gran stock de segunda mano. Apenas hay obra nueva, a excepción de alguna promoción pequeñita», según Domingo.

Daniel Pedregal, fundador junto a Katia Domingo de Asocias e igualmente miembro del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Asturias, observa «más confianza y movimiento» en este mercado.

Los bajos tipos de interés, el ajuste que acumula el precio de los pisos, la mejora del consumo y el mayor acceso a la financiación parecen indicar que Asturias se encuentra en el mejor momento desde la crisis para comprar casa. Que el desempleo se reduzca es ahora el deseo de las inmobiliarias, para que el mercado acabe de despegar. Aún así, la vivienda ha vuelto a ser objeto de deseo, también como inversión. «La gente tiene ahora más confianza para comprar y como el dinero apenas da beneficios en los bancos, opta por adquirir un piso y alquilarlo, lo que da una rentabilidad de entre un 4 y 5%», expone Pedregal.

El verano de 2016 dio los primeros síntomas de recuperación de las operaciones de segunda residencia, pero los agentes inmobiliarios creen que este año «se está notando más ese repunte. La gente se atreve a comprar», enfatiza Pedregal, desde su inmobiliaria Los Arcos, en Gijón. Los datos de Asocias constatan esta percepción. En los primeros meses de este año, las 27 agencias que integran la asociación vendieron 330 viviendas, frente a las 108 realizadas en el mismo periodo del año pasado.

Esta reactivación se debe, agrega Pedregal, a «unos precios contenidos» y a la demanda de clientes procedentes de las comunidades vecinas y de Madrid, pero también de las Cuencas. Además de Gijón, las preferencias de este tipo de clientes se sitúan en zonas turísticas, como Llanes, Candás, Villaviciosa o parroquias como Quintes y Quintueles.

En Oviedo, las inmobiliarias constatan la recuperación de otro tipo de vivienda, la de reposición. Se trata de compradores entre 35 y 55 años, con un nivel adquisitivo medio-alto, que ya tienen vivienda pero la han amortizado y que, por razones familiares o de progresión social, buscan proximidad al centro y pisos más amplios. «Estas operaciones están muy mediatizadas por el precio de la vivienda inicial. Vender para liquidar la deuda sale mal, pero para cambiar de un piso a otro y pasar de dos a tres habitaciones, por ejemplo, sí es factible y se está haciendo», afirma Pedregal.

El Principado cerró 2016 con unas mil viviendas iniciadas, según los últimos cálculos que ofreció la Confederación Asturiana de la Construcción-Asprocon. A esa cuantía se suma el stock de unas 1.500 viviendas al cierre del tercer trimestre del año. En suma, por tanto, el parque de nueva vivienda oscilará sobre las dos mil nuevas viviendas. A día de hoy, los precios también se mantienen estables. La vivienda nueva se ha encarecido un 3,2% y la de segunda mano se ha abaratado un 0,6%, con lo que en conjunto las tarifas apenas han variado.

Los constructores y promotores asturianos son conscientes de que los años álgidos no volverán. La media de viviendas que se iniciaban antes de la crisis rondaba las 7.000, seis mil más de las que se harán en 2016. En cualquier caso, esas cifras no responderían a la demanda actual, marcada por el envejecimiento de población.

Más

Fotos

Vídeos