«El crecimiento empresarial no es un objetivo en sí mismo, sino un instrumento»

«El crecimiento empresarial no es un objetivo en sí mismo, sino un instrumento»

El profesor Enrique Loredo defiende que las pymes asturianas ganan menos peso del que debieran «por las muchas trabas burocráticas»

A. COLLADO GIJÓN.

«El crecimiento no es un objetivo en sí mismo, es un instrumento que permite alcanzar otras metas», explica el profesor de Organización de Empresas de la Universidad de Oviedo Enrique Loredo. Muchas veces, en compañías donde la gestión está profesionalizada, «los gestores lo imponen como un objetivo, pero no ha de ser así para los propietarios». Cada pyme ha de analizar su situación particular, aunque, eso sí, advirtió, «si no creces atraes menos talento y se complica el acceso a determinados mercados, en los que se necesita un tamaño mínimo para actuar de forma eficiente». Loredo analizará en profundidad los retos a los que se enfrentan las pequeñas y medianas empresas que quieren crecer, ya sea geográficamente, diversificándose o de forma vertical (asumiendo más niveles de su cadena de actividad, integrando actividades que podrían realizar proveedores o clientes). Lo hará en el desayuno de trabajo que organizan EL COMERCIO y Caja Rural de Asturias, el martes, en el hotel NH de Palacio de la Ferrera, de Avilés. Uno de esos retos, adelanta el profesor, son las «muchas trabas burocráticas» que ralentizan el proceso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos