Las delegaciones asturianas piden a Rajoy que aclare si quiere un sistema privatizado

D. F. GIJÓN.

Más de un millar de asturianos participaron ayer en Madrid en la marcha en defensa del sistema público de las pensiones. Todos ellos estuvieron apoyados en las calles de la capital española por los máximos dirigentes de los principales sindicatos asturianos, Javier Fernández Lanero (UGT) y José Manuel Zapico (CC OO). USO no quiso sumarse a la convocatoria, al entender que esta marcha no «pide la derogación de la reforma de pensiones de 2011».

Todos ellos coincidieron con las reivindicaciones que sus centrales a nivel estatal mantienen. De esta manera, es unánime la defensa del sistema público de pensiones así como la derogación de las reformas de las pensiones llevadas a cabo desde 2011. El secretario regional de UGT recordó que la financiación de las pensiones «está garantizada» por la Constitución y exigió al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, «que deje ya de mentir y que aclare ya qué quiere: un sistema público de pensiones o la privatización del mismo». «Un país que no cuida y que no respeta ni valora la función social de sus mayores es un país indigno con un presidente indigno», afirmó Lanero.

Por su parte, el responsable de CC OO en Asturias exigió al Gobierno que convoque el Pacto de Toledo y que garantice la financiación de las pensiones «destinando más recursos». Zapico propuso la creación de un impuesto para sufragar «determinadas pensiones y que deje de haber un tope de las bases de cotización máximas», entre otras medidas.

Por su parte, Sara García, responsable de Acción Sindical de USO, dijo que su organización no ha secundado las marchas iniciadas el 30 de septiembre porque no exigen la derogación de la reforma de pensiones de 2011, suscrita entre el Gobierno presidido entonces por Zapatero y la patronal CEOE, Cepyme, CC OO y UGT. El sindicato USO manifestó «su compromiso con la defensa de un sistema público de pensiones».

Fotos

Vídeos