Un directivo de OHL releva a Serafín Abilio tras 34 años al frente de la CAC

Serafín Abilio Martínez, durante una comparecencia en la Junta General del Principado. / MARIO ROJAS

Ramón Montero tendrá que afrontar entre sus retos la recuperación del sector y solventar el problema de los 'falsos autónomos'

S. BAQUEDANO GIJÓN.

Nuevos tiempos para la construcción asturiana y para su patronal. La Confederación Asturiana de la Construcción (CAC-Aprocón) ya tiene sucesor para su presidente, Serafín Abilio Martínez, que este pasado mes de junio cumplía 34 años al frente de la asociación. Ramón Montero Arjonilla, ingeniero y directivo del grupo OHL, tomará las riendas de esta patronal en un acto que se celebrará «en próximas fechas».

Su nombramiento ya ha sido acordado en una asamblea extraordinaria, celebrada anteayer, por los tres grupos que la integran -contratistas, promotores e industrias auxiliares-. Además de una presidencia profesional que estará encabezada por Montero Arjonilla, habrá cuatro vicepresidencias para Daniel Llamazares, del grupo Ramadal; Luis Fernández, de Hormigones Valdés (Horvalsa); Ignacio Núñez, de Los Álamos (Grupo Orejas), y la gijonesa Susana García Rama, de Constructora García Rama. El tesorero será Joaquín Escribano, de Construcciones Joaquín Escribano.

La propia CAC-Asprocón anunciaba ayer, en un escueto comunicado, que tanto la toma de posesión del nuevo presidente como la despedida de Abilio Martínez se producirán en un mismo acto. Fuentes del sector apuntan previsiblemente a mediados de septiembre.

Buscar sucesor a quien ha estado en el cargo durante 34 años consecutivos -desde el año 1983- no ha sido tarea fácil. Una empresa externa, contratada por la patronal, ha estado meses buscando el candidato idóneo. Los primeros candidatos propuestos por esta agencia 'buscatalentos' no fueron aprobados por el comité ejecutivo de la asociación, que es el órgano que debe dar el visto bueno antes de proceder a convocar la asamblea general.

Esta asociación es el resultado de la fusión en el año 2009 entre la Confederación Asturiana de la Construcción (Asociación empresarial creada en el año 1978 como resultado de la integración de distintas asociaciones sectoriales y locales ) y Asprocón ( Asociación de Promotores y Constructores de Gijón).

La construcción asturiana está formada por más de 1.500 compañías que dan empleo a 23.682 trabajadores. Tras los durísimos años de crisis que se cebaron especialmente con este sector, el relevo en la CAC se produce en un momento de ligera recuperación. Es el segundo año consecutivo en el que la actividad repunta, a la luz de los datos de la Fundación Laboral de la Construcción (FLC). Y esta recuperación se produce tanto en el número de empresas como en el de trabajadores inscritos en el convenio colectivo del ramo. Así, a fecha de marzo de 2017 existen 1.594 compañías, ocho más que el ejercicio precedente, y 8.224 empleados adscritos al convenio del sector, 21 más que en 2016. Aunque ligera, esta mejoría anima a la actividad más castigada en el conjunto del país tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008. Además, en los últimos tres años se ha detenido la tendencia a la reducción en el tamaño de las empresas, que han pasado de tener una media de 8,5 trabajadores en 2007 a los 5,1 que de forma sostenida se mantienen desde 2015.

En 2007, justo antes de la crisis, había 3.669 compañías operando en este sector que daban trabajo a 30.896 personas, con lo que el número de empleos destruidos ha sido de 22.672 en diez años.

Otro de los retos que tendrá que afrontar el nuevo presidente de la CAC-Asprocón es el problema de los llamados 'falsos autónomos'. En Asturias, el número de trabajadores por cuenta propia -8.838 empleos- supera al de trabajadores por cuenta ajena (8.167). El Principado es, pues, la única comunidad del país donde ocurre esta situación. Los sindicatos vienen denunciado reiteradamente que las empresas están dando de baja a los trabajadores porque les sale más barato contratarles como autónomos. De hecho, las denuncias presentadas ante la Dirección Territorial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social del Principado alcanzaron en 2016 la cifra récord de 356. De ellas, la mayoría, 201 se debieron a los llamados 'falsos autónomos', 83 a contrataciones irregulares, 50 a empresas sin trabajadores y 22 a empleados sin asegurar, según los datos de la Fundación Laboral de la Construcción.

Más

Fotos

Vídeos