Elena Mazón

Aprobación de cuentas: qué y cómo se firma

Aprobación de cuentas: qué y cómo se firma
Depósito de Cuentas: Las empresas están obligadas a realizar este trámite este mes y para ello deben tener en cuenta que todos los trámites y firmas sean los correctos
PUBLIRREPORTAJE

Hace una semana me enteraba por El Comercio del fallecimiento del profesor D. Carlos Prieto de quien, como bien reflejaba el diario, muchos abogados hemos sido pupilos en nuestro paso por la Facultad de Derecho. Era sin duda un gran hombre no solo por sus conocimientos y método de enseñanza sino por el esmero, paciencia y cariño con que nos trataba a todos nosotros y porque era un caballero y de las mejores personas que he conocido. Vaya para él mi más rendido tributo y mi afecto para su familia.

Todo lo que a continuación pueda comentar en el aspecto profesional, se va a quedar en este caso un poco fuera de lugar y contenido, así que tan solo unas palabras, dadas las fechas en las que nos encontramos, en relación con el depósito de cuentas que las empresas están obligadas a efectuar este mes.

Depósito de Cuentas

Llamo la atención sobre la cuestión pues, en general, y cuanto menor es la sociedad, se dejan estas cuestiones en manos de las Asesorías dado que hoy en día es imposible, sin el auxilio técnico especializado, hacer frente a todos las gestiones administrativas que nos exige la legislación vigente en los diversos ámbitos: laboral, fiscal, contable y mercantil.

El problema surge porque, cuando se nos ponen a la firma los certificados acreditativos de que se ha celebrado la junta de socios y se han aprobado las cuentas correspondientes al ejercicio social, si como suele suceder, la junta realmente no se ha reunido y los socios no han firmado acta alguna, en el momento que surja la más mínima discrepancia ente ellos nos puede traer serios quebraderos de cabeza.

Me explico: quien firma ese certificado es el Administrador de la Sociedad, o en caso de que exista Consejo de Administración, el Secretario y Presidente quienes dan fe de la reunión de la junta y los acuerdos adoptados por los socios , accionistas o en su caso cooperativistas.

Entre otros, el relativo a la aprobación de cuentas de la sociedad.

Quién, qué y cómo se firma

Aunque la firma se efectúa pensando que se trata de uno de los múltiples trámites a cumplimentar para gestionar la sociedad, lo cierto es que no es cuestión baladí sino de gran calado por cuanto, en primer lugar, está dando fe y sancionando las cuentas del ejercicio social de las que se hacen responsables los firmantes , y en segundo, están afirmando la concurrencia de acuerdo de todos los socios que han asistido a una junta general, con las consecuencias en el orden civil y penal que ello puede conllevar en el caso en que no exista ese acta de junta general suscrita por todos los socios, accionistas o cooperativistas, pues cualquiera de ellos podrá reclamar ante los tribunales, no solo la irregularidad cometida sino los daños causados a la propia sociedad y socios si las cuentas depositadas no lo han sido conforme a derecho.

En consecuencia, antes de firmar nada, aunque se piense que es de mero trámite, es necesario informarse bien sobre el alcance y contenido de lo que se firma: si responde a la realidad y es veraz en toda su extensión, a fin de evitar problemas posteriores de considerable entidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos