El empresario asturiano Del Dago negocia la compra del astillero La Naval de Sestao

Vista de los astilleros de La Naval, en Sestao, que requieren de una urgente inyección de capital. /E. C.
Vista de los astilleros de La Naval, en Sestao, que requieren de una urgente inyección de capital. / E. C.

Ha prometido viajar esta semana desde Miami para aclarar su postura sobre la toma de control de la empresa

MANU ÁLVAREZBilbao.

El empresario asturiano Manuel del Dago, natural de Cangas de Onís aunque afincado en Miami, y uno de los propietarios de Naviera del Nervión, está dispuesto a liderar la inyección de fondos para reflotar el astillero de Sestao. Del Dago, que nació hace 90 años en Corain y que durante 10 años fue un modesto pastor de ovejas en los Picos de Europa, emigró a Colombia donde logró sus primeros millones en la industria maderera, talando bosques. La necesidad de componer una buena logística para transportar la madera le condujo a meterse en la actividad marítima, como armador de buques, y a extender más tarde sus negocios a Estados Unidos.

Ahora, ha anunciado que viajará esta semana a España para aclarar su postura en torno a la toma de control del astillero vizcaíno de La Naval, que requiere una urgente inyección de capital para evitar entrar en un proceso de liquidación. La ampliación de capital que Del Dago había comprometido semanas atrás fue paralizada, después de que este empresario anunciase que necesitaba «40 días adicionales» para conseguir la liquidez necesaria destinada a su inversión. La ampliación de capital que se ha diseñado en La Naval contempla la inyección de unos 40 millones de euros –aproximadamente el 80% sería suscrito por Del Dago– y una refinanciación por parte de la banca, que ya había aceptado las condiciones para hacer posible un nuevo calendario de amortizaciones y también la aportación de créditos adicionales de tesorería.

El astillero ha entrado ya en una situación crítica. Las pérdidas acumuladas durante los últimos años han consumido los recursos propios de la empresa y agotado también las líneas de crédito de la banca, que mantiene en la actualidad préstamos vivos por un importe aproximado a los 150 millones de euros. Las tensiones de tesorería han hecho, además, que se acumulen las facturas sin pagar de los proveedores y en especial de las contratas que están encargadas de la construcción de algunas partes críticas de los 4 buques en construcción. La deuda con proveedores ha alcanzado ya una cifra aproximada a los 40 millones de euros. En este esquema financiero tan complejo, la ampliación de capital y la búsqueda de nuevos socios que inyecten dinero fresco en la caja del astillero se ha convertido en una urgencia. Las entidades financieras, además, ya han aclarado que no arriesgarán más dinero en la empresa si no se produce la aportación de capital de los accionistas.

Menos actividad

El proceso de paralización de la actividad del astillero, que comenzó el pasado sábado cuando algunas contratas comenzaron a desmontar sus equipos, continuó ayer de forma progresiva. Poco a poco, nuevas empresas contratistas se van sumando a la idea de que no merece la pena seguir trabajando, porque acumulan ya las facturas de al menos dos meses sin cobrar y nadie les garantiza en estos momentos que la situación se pueda normalizar en un plazo razonable de tiempo. Algunas fuentes situaban ayer la actividad de construcción de los buques en el 50% de lo que sería normal, de encontrarse todas las empresas contratistas a pleno funcionamiento.

Temas

Sestao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos