Los empresarios piden al Gobierno apoyo financiero para invertir en Irán

El presidente iraní, Hasan Rohaní (d), da la bienvenida al ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis./Efe
El presidente iraní, Hasan Rohaní (d), da la bienvenida al ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis. / Efe

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, se compromete a buscar mecanismos para superar esa barrera tras reunirse con compañías presentes en la República Islámica

DAVID VALERAEnviado especial a Teherán (Irán)

La financiación es el principal escollo para los empresarios que quieren invertir en Irán. Así se lo han transmitido este jueves al ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, los representantes de más de una veintena de compañías españolas presentes en la República Islámica. En el encuentro han participado directivos de Indra, Técnicas Reunidas, Telepizza o Ibertest, entre otras, además de miembros de la CEOE y de la Cámara de Comercio. Los empresarios han expuesto las dificultades que encuentran para desarrollar sus proyectos en el país persa.

Las relaciones con Suiza por Anna Gabriel

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha insistido en esperar a la acción de la justicia en el caso de la huida a Suiza de la exdiputada de la CUP Anna Gabriel, que debería haberse presentado el pasado miércoles en el Tribunal Supremo, donde está siendo investigada por el 1-O. Dastis ha insistido en todavía es pronto para plantear “de qué manera puede afectar a las relaciones” entre ambos países. Preguntado si podía perjudicar la relación con suiza, el ministro no quiso aventurarse: “Ya veremos”.

Los empresarios han solicitado al Gobierno que les preste un mayor apoyo económico para superar el problema de la financiación. Y es que la mayoría de los bancos no quieren participar en proyectos que se desarrollan en un país objeto de sanciones por EE UU por temor a que les pueda perjudicar en sus intereses allí. En este sentido, Dastis se ha comprometido a que el Ejecutivo explorará los mecanismos para apoyar esta demanda. “El Gobierno tiene instrumentos de financiación como Cesce”, ha explicado. La idea es que este organismo de crédito comercial pueda avalar la inversión necesaria para los proyectos. Fuentes empresariales han lamentado que el Ejecutivo no dé más respaldo a estas operaciones, algo que sí hacen los gobiernos de Alemania o Italia, cuyas empresas han conseguido importantes contratos en los últimos años en Irán.

En cualquier caso, el titular de Exteriores ha animado a los empresarios a que desarrollen su actividad en Irán. En el país de los ayatolás operan 1.400 empresas españolas, de las que 450 son exportadoras habituales. Dastis, en un encuentro que supone el final de la gira de dos días en Irán, ha recordado que hay “muchos sectores” en los que las compañías españolas pueden operar en la región. Una de las conclusiones del encuentro es la puesta en marcha de una hoja de ruta para definir exactamente los problemas de acceso al mercado iraní e intentar buscarles solución.

Repunte de exportaciones

En la actualidad las importaciones españolas en Irán son muy moderadas a pesar de haber experimentado un incremento a partir del levantamiento de las sanciones tras el acuerdo nuclear en 2015. Así, han pasado de representar apenas 130 millones en 2014 a unos 1.300 millones en 2017. Un incremento del 10% que se debe a las mayores compras de petróleo, principal fuente de riqueza del país persa.

El objetivo de la visita era conseguir aumentar la presencia de las compañías españolas en sectores como infraestructuras, ya que las autoridades iraníes tienen planes para construir metros y trenes de alta velocidad. Hay que tener en cuenta que las empresas españolas tienen la reciente experiencia de haber levantado el AVE a La Meca en Arabia Saudí.

Irán también busca diversificar sus fuentes de energía, que actualmente dependen del petróleo. Por ese motivo hay oportunidad de negocio en áreas como las energías renovables, donde España es un referente. La República Islámica también quiere abrirse al turismo, lo que supone otra vía de mercado para las compañías españolas. Un sector en el que pueden aportar la experiencia de un país que recibió 82 millones de turistas en 2017, un número sólo superado por Francia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos