El Comercio

Arcelor fabricará en Gijón carriles para líneas férreas de Alemania, Italia y Australia

Operarios del tren de carril de Arcelor, delante de una de las nuevas cajas de laminación.
Operarios del tren de carril de Arcelor, delante de una de las nuevas cajas de laminación. / E. C.
  • La planta asturiana suministrará parte de las 185.000 toneladas de nuevos pedidos para los tres países

El carril de 108 metros que se prevé que salga de la planta de ArcelorMittal en Gijón a partir del verano que viene supondrá un paso de gigante para que la factoría gane competitividad, pero aún sin él -el actual que se fabrica es de 90 metros- a las instalaciones asturianas, con una producción anual que ronda las 400.000 toneladas, no les falta trabajo y cuenta con nuevos contratos de suministro para Alemania, Italia y Australia.

Deutshe Bahn, el administrador de infraestructuras ferroviarias de Alemania, acaba de renovar su contrato con ArcelorMittal hasta 2018, lo que supone para el gigante siderúrgico un nuevo pedido de 147.000 toneladas de carril, cuya producción se repartirá entre las plantas de Dabrowa Gornicza, en Polonia, y la de Gijón.

Aunque se desconoce la cifra exacta de carril que corresponderá a Asturias, desde la compañía reconocen que gran parte del pedido será para Polonia, cuya factoría tiene capacidad para fabricar carril de 120 metros, lo que permite reducir el número de soldaduras. Sin embargo, la planta gijonesa cuenta a su favor con las tres nuevas cajas universales de laminación instaladas durante la parada del último mes y que fueron estrenadas con éxito el viernes, que permiten mejorar la calidad de las superficies y, al ser universales, se adaptan mejor a distintas dimensiones y nuevos formatos.

Este no es el único contrato de cierta relevancia cerrado en los últimos meses. La multinacional ha suscrito también su primer contrato con Rete Ferroviaria Italiana (RFI), la empresa encargada de la gestión y mantenimiento de la infraestructura ferroviaria del país transalpino, a la que suministrará 32.000 toneladas de carril en los próximos dos años y que se repartirán también con las plantas de Polonia y Rodange (Luxemburgo).

Además, la factoría asturiana será el único proveedor de la primera fase del proyecto del metro de Sidney, que supone 6.500 toneladas que se producirán en exclusiva en Gijón y que, a pesar de encontrarse al otro lado del planeta, ha resultado ser la planta más competitiva para este pedido. La obra, dividida en fases, podría generar nuevos contratos en el futuro.

Por otro lado, desde la factoría asturiana se sigue suministrando carril para los nuevos tramos de AVE que se van construyendo en España, donde la planta asturiana, por su ubicación, es aún más competitiva.

El tren de carril de Gijón, con su moderna línea de cabeza endurecida, puede suministrar carril de altas prestaciones para todo tipo de proyectos ferroviarios, lo que le permite competir en todos los segmentos de mercado. En 2015 comenzó la producción industrial de carril asimétrico de cabeza endurecida, un producto de alto valor añadido al alcance de pocas siderúrgicas, y desde principios de año se vienen ejecutando inversiones por importe de 24 millones de euros para mejorar la calidad del producto y ampliar su longitud de 90 a 108 metros. En el último mes se instalaron tres nuevas cajas de laminación , para laminar el 'bloom' procedente de la acería e ir dándole forma. Sin embargo, hasta el verano, cuando se complete la remodelación con la ampliación del enfriadero no se podrá producir el carril de 108 metros.